El Plan de turismo de la naturaleza olvida su objetivo

Ecologistas en Acción ha mostrado su preocupación por el intento del Gobierno de masificar el turismo de naturaleza, especialmente en espacios protegidos, sin adoptar medidas para evitar que dicho turismo deteriore los valores naturales. Prueba de ello es la reciente aprobación del Plan Sectorial de Turismo de Naturaleza y biodiversidad.

El Plan Sectorial de turismo de naturaleza tiene como objetivo promocionar el turismo en los espacios a pesar de que, según la legislación, debería estar centrado en lograr que el sector turístico respete la conservación de la naturaleza. Por otro lado llama la atención que el plan no incorpore ninguna medida concreta para lograr que dicho turismo sea lo más sostenible posible y que no se haya debatido en el Consejo Asesor de Medio Ambiente.

La Ley 42/2007, de 13 diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, recoge como principios inspiradores la promoción de la utilización ordenada de los recursos para garantizar el aprovechamiento sostenible del patrimonio natural y la integración de los requerimientos de la conservación, uso sostenible, mejora y restauración del patrimonio natural y la biodiversidad en las políticas sectoriales. En este sentido, el Plan estratégico del patrimonio natural y de la biodiversidad 2011-2017, consolida el concepto de la integración sectorial como principal vía para avanzar en su conservación y uso sostenible. Establece la obligatoriedad de elaborar planes sectoriales para fomentar la integración de la biodiversidad en las políticas sectoriales, es decir, lograr que las políticas sectoriales respeten la conservación de la biodiversidad. Sin embargo el Gobierno ha decidido vulnerar lo establecido en dicha normativa y ha optado por elaborar un plan que fomenta el turismo de naturaleza.

El Plan Sectorial de Turismo de Naturaleza y Biodiversidad pretende impulsar el turismo de naturaleza como medio de desarrollo socioeconómico en lugares con valores naturales destacables especialmente en lugares de la Red Natura 2000, incorpora 10 actuaciones concretas para promocionar el turismo de naturaleza, pero ninguna de ellas está centrada en la adopción de medidas para evitar o minimizar los impactos negativos sobre dichos espacios, no se plantea la limitación de ese desarrollo turístico a ciertas zonas ni se establece la necesidad de realizar previamente estudios de capacidad de carga para determinar el número de visitantes que cada espacio puede soportar sin perjudicar los espacios protegidos.

Para Ecologistas en Acción este intento de masificar el turismo de naturaleza solo responde al objetivo de generar beneficios económicos, que ni siquiera serán luego utilizados para conservar dichos espacios. Las consecuencias que puede tener la aplicación de este plan son justo las contrarias de las que se pretendía con la elaboración de planes sectoriales: lograr que el desarrollo turístico tenga en cuenta la conservación de la naturaleza.

Además no se puede olvidar la preocupante situación en que se encuentran mucho de los espacios protegidos que serán el objetivo de estos visitantes, ya que muchos de los espacios de la Red Natura 2000 están actualmente olvidados por parte de las administraciones, careciendo la mayoría de ellos de un simple plan de gestión.

Es evidente que el turismo es una actividad que genera importantes beneficios económicos. En España, las pernoctaciones anuales asociadas al turismo de naturaleza ascienden ya a 35 millones y más de 500.000 turistas extranjeros eligen nuestro país como destino de turismo de Montaña. Pero intensificar este tipo de turismo sin adoptar ninguna medida de gestión de estos espacios puede generar graves masificaciones que normalmente derivan en una pérdida de atractivo de la zona y una decepción entre los visitantes que esperan disfrutar de la naturaleza. Además de graves deterioros ambientales de paisajes, ecosistemas e incluso de la forma de vida de las poblaciones locales.




Visitantes conectados: 481