Cuatro bombas atómicas sobre Andalucía

Ecologistas en Acción acaba de sacar en su revista "El Ecologista" nº 81 un artículo sobre las cuatro bombas nucleares que en 17 de enero de 1966 cayeron sobre Palomares (Almería).

El problema medioambiental continúa en Palomares:

Si estas bombas hubiesen estallado, el curso de la historia de España y de Andalucía habría cambiado. Y, además del gravísimo problema que nos queda (medio kilo de plutonio aún esparciéndose alrededor de los puntos de impacto de los artefactos), aquél accidente es actualmente mucho más que un aciago recuerdo. Un ’recuerdo’ del mismo calibre, en mi opinión, que el de la guerra civil de 1936-1939.

La comparación viene a cuento porque de la misma manera que la guerra civil ha merecido, por muy variadas, justificadas y profundas razones, una Ley de la Memoria Histórica (2007), aquél accidente bien merecería [porque, entre otras razones, sus efectos también habrían sido mortíferos si las bombas hubiesen estallado] otra en la que encontrásemos, al menos, respuestas a los siguientes 5 puntos:

1.-Indemnizaciones al estado español y a las personas afectadas.

2.-Reparación medioambiental.

3.-Remembranza colectiva de los hechos.

4.-Actuaciones en cuanto a efectos sanitarios.

5.-Reflexiones éticas y políticas sobre las armas nucleares.

Urgentemente, se debería elevar a rango de Ley la memoria de los hechos ocurridos y el tratamiento actual de sus consecuencias. Si no lo hacemos quedará asentado que fue un mero "accidente", cuando en realidad fue [es] un gravísimo eslabón en la cadena de la guerra nuclear, es decir, en la vigente estrategia de la OTAN, de China, de Rusia, de India, etc., de usar estas armas para matar millones de seres humanos. Si no lo hacemos quedará en la conciencia ética y política de la ciudadanía como un lejano y débil problema medioambiental de controladas consecuencias en la actualidad. Si no rememoramos y abordamos aquel hecho en la forma debida, a través de una Ley parecida a la Ley de Memoria Histórica, entonces Franco y y el gobierno actual de Estados Unidos acabarán imponiendo sobre el mundo su devastadora concepción del exterminio de millones de seres humanos a través de la fabricación y uso de estas armas.

Lo que hicieron los nazis en los campos de genocidio de Auschwitz, Treblinka, Mathausen, Chelmno, etc., no puede olvidarse. Lo que es un arma atómica y la concepción genocida que está tras cada ojiva nuclear tampoco.

Andalucía no puede pasar por alto aquél "accidente". Por dignidad, por respeto hacia el mundo y porque la Cultura de Andalucía es opuesta a todo tipo de genocidios. Una Ley sobre aquel "accidente" es un asunto de enorme relevancia para Andalucía. Las directas conexiones con los riegos nucleares actuales (Rota, Morón y Gibraltar) no deben actuar como tapabocas de nuestros parlamentarios.

Por Cristóbal Orellana




Visitantes conectados: 378