Dimisión de la Consejera por la mala gestión de los incendios

Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha ante la próxima comparecencia de la Consejera de Agricultura en las Cortes regionales en relación con lo acaecido en los incendios de Cogolludo y Bustares en la provincia de la Guadalajara se reafirma en la consideración de que la gestión de los mismos difícilmente pudo ser peor y responsabiliza de ello a la propia Consejera, Dª Maria Luisa Soriano.

Si bien es cierto que los dos incendios se producen por graves negligencias en labores agrarias cuya responsabilidad penal deberá ser juzgada en los tribunales, tampoco lo es menos que la nefasta actuación de la Consejería, con su titular a la cabeza, pudo provocar que los daños ambientales y económicos fueran más graves de lo que hubieran sido de haberse actuado correctamente.

Tres factores han resultado desgraciadamente críticos para que los daños hayan sido tan cuantiosos en términos de superficie, valores ambientales afectados y aprovechamientos forestales dañados.

El primero es la insuficiente dotación de los equipos de vigilancia y pronto ataque del incendio. Según los datos que se manejan, el retén que acudió en primera instancia al incendio de Cogolludo iba infradotado de personal, con sólo 3 o 4 efectivos, cuando un retén ha de tener como mínimo 6 o 7 personas para ser medianamente operativo. Años atrás incluso contaban con 10-12 personas.

El segundo es la infravaloración del riesgo y de los daños. De los portavoces de la Consejería salieron comunicaciones en el sentido de que no se estaba afectando a superficie arbolada o que tampoco el incendio afectaba a espacios protegidos. Ambas afirmaciones se demostraron falsas y nos preguntamos si en base a esos datos manipulados no se tomaron decisiones incorrectas a la hora de valorar los medios necesarios para la extinción.

El tercero es la evidente falta de medios de extinción. Una vez el primer incendio se descontroló y el segundo crecía, hubo que acudir a medios externos que, lógicamente, tardaron un tiempo en llegar y, además, no eran buenos conocedores del terreno.

Evidentemente, como han denunciado sindicatos y organizaciones profesionales de agentes medioambientales, los recortes tienen mucho que ver con lo ocurrido y, en ese sentido, la responsabilidad de la Consejera y del Gobierno es máxima. Pero también es muy grave que con informaciones falsas y actitudes complacientes, como la que muestra la Consejería cada vez que habla de la “buena marcha” de la campaña, se genere un clima de relajación que condiciona la toma de decisiones en momentos críticos.

Por todo ello, Ecologistas en Acción reclama a la Consejera que dé con total transparencia todos los datos sobre los incendios y el operativo, que cuantifique los daños reales y que dimitiendo asuma la responsabilidad de una gestión que a último ha provocado unos daños ambientales, sociales y económicos muy graves en la Sierra Norte de Guadalajara, uno de los espacios naturales más importantes de Castilla-La Mancha.




Visitantes conectados: 193