Jerez con Palestina

COMUNICADO JEREZ CON PALESTINA.

La plataforma Jerez con Palestina, está integrada por diversos colectivos sociales de la ciudad, entre los que se encuentran Acción Solidaria con los Pueblos Oprimidos (ASPO), APDH Cádiz, Oxfam Intermón, ATTAC, Juventudes Comunistas, Izquierda Unida, el SAT, la CONGAD (Coordinadora de ONGD Cádiz), el PCPE, Podemos, Ecologistas en Acción, PCA, PSOE, CGT, Jerez en Bici, Marea Naranja, Unadikum, así como el colectivo de jóvenes saharauis Al-Abtisam, no descartandose que se vayan adhiriendo otros en los próximos días. Estos colectivos hemos acordado realizar acciones en solidaridad con pueblo palestino y contra la intervención militar en Gaza por parte del ejercito Israelí. Los fallecidos palestinos superan ya los 1.800, por lo que desde la plataforma, queremos "expresar nuestra solidaridad con todo el pueblo palestino y trasladar nuestro apoyo a la población de la Franja de Gaza, que se desangra ante los ojos de la comunidad internacional” “No queremos ver a cómplices del genocidio”.

La ofensiva israelí, denominada "Margen Protector", que se iniciaba oficialmente en la madrugada del pasado martes, 8 de julio, carece de legitimidad alguna de acuerdo al derecho internacional, a la interpretación lógica de los procesos históricos y al sentido común.

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, el término genocidio refiere al “exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad”, entendiéndose que cualquiera de los siguientes actos, determinados por el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, llevan a incurrir en tal crimen: matanza de miembros del grupo, lesión grave a la integridad física o mental a los miembros del grupo, sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que han de acarrear su destrucción física total o parcial, medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo y traslado por fuerza de niños del grupo a otros grupos.

Durante la operación “Margen Protector”, la entidad sionista ha cometido la mayor parte de las acciones antes tipificadas como genocidio, sino todas, contra la población de la Franja de Gaza.

Sin embargo, el estado español, a través de sus representantes, pretende mantener su neutralidad al tiempo que afirma que la única solución a la agresión, que denomina “conflicto”, pasa por “garantizar a Israel un estado seguro”; lamentablemente, para la entidad sionista su seguridad sólo está garantizada con la aniquilación del enemigo que ha construido derramando su violencia sobre Palestina durante décadas. La seguridad del régimen israelí excluye la existencia del Pueblo Palestino, por lo que el respaldo a las acciones de la entidad sionista implícitamente supone una condena a muerte para las y los palestinos.

El Derecho Internacional castiga no sólo al genocida sino también la instigación directa y pública a cometer genocidio, así como la complicidad en el genocidio; por lo tanto, las personas que no queremos mantener vinculación alguna con una entidad asesina y terrorista, como es la israelí, debemos posicionarnos de forma clara, no equidistante, neutral o ambigua, para despejar cualquier duda sobre nuestra implicación, en grado alguno, en unos hechos que serán, más pronto que tarde, juzgados por la Corte Penal Internacional.

El brutal ataque llevado a cabo por la entidad sionista contra la población de la Franja de Gaza está dejando, un número alarmante de muertes, más de 1800 vidas asesinadas, mayoritariamente de civiles, entre ellxs niñxs y personas de avanzada edad, cuyas pérdidas son igual de injustas que las de las mujeres y hombres adultos que a lo largo de estos días han perdido la vida en la Franja de Gaza, víctimas todas de una operación de castigo colectivo. A ello se suman los más de 9500 heridxs, las casas, barrios, poblaciones enteras completamente destruidas y dañadas, los hospitales y centros médicos también dañados al igual que los medios de abastecimiento de luz y agua.

La entidad sionista justifica esta operación a partir del argumento insostenible de que esta operación de castigo es merecida, consecuencia justa derivada de la responsabilidad sobre la desaparición y muerte de los tres colonos israelíes atribuida a dos hombres vinculados con Hamas por parte de las fuerzas de ocupación israelíes.

Parece oportuno no olvidar, por un lado, que Hamas se ha desvinculado pública y totalmente de estos hechos y, por otro, que los determinados, por la entidad sionista, culpables no gozaron nunca de la consideración de "supuestos" y que tampoco han sido juzgados con respeto a las garantías penales y procesales que todo estado que se considere democrático debe promover y asegurar, recordemos que el régimen israelí es considerado la única democracia de Oriente Próximo.

La sentencia condenatoria que se ha traducido en esta operación de castigo colectivo, cuyo peso está recayendo criminalmente sobre la población de la Franja de Gaza, pero que igualmente está haciendo sufrir a la población de Cisjordania, y cuya agresividad ha ido aumentando día tras día, cualitativa y cuantitativamente. Dicha sentencia ha sido asumida por los medios de comunicación que, mayoritariamente, se han hecho eco de ella, insertándola en el ideario colectivo de las sociedades occidentales que tampoco han encontrado en quienes se llaman sus representantes rechazo alguno a la misma. No parece importar que la responsabilidad sobre los hechos haya sido determinada por la entidad sionista, que han puesto nombre a los culpables, destruyendo por completo sus casa, a partir de unas pruebas, nunca presentadas públicamente o comentadas, que han sido obtenidas por mediante el ejercicio de la fuerza en los violentos asaltos que el ejército israelí ha protagonizado diferentes puntos de Cisjordania, desde el pasado 12 de junio, cuando comenzó la historia, que sí conocen, de los tres colonos. Se iniciaba entonces una operación de rastreo fruto de la cual más de 800 palestinxs han sido encarcelados en prisiones israelíes, en un espectacular despliegue militar que no se percató, sin embargo, de la presencia de los tres cuerpos ocultos bajo unas piedras muy cerca del lugar, donde tenían constancia, habían desaparecido.

La violencia de la entidad sionista, de su régimen y de lxs colonxs tomó impulso, convirtiéndose en venganza. Los colonos secuestraban a un chaval palestino de 16 años, lo torturaban, obligándole incluso a beber gasolina, para luego quemarlo; otrxs adolescentes palestinxs fueron objeto de intentos similares, mientras que las mujeres y personas de avanzada edad eran increpadas y golpeadas en las calles de Cisjordania. Mientras, el régimen sionista preparaba su venganza y, tras varias provocaciones, aprovechaba la respuesta de un pueblo ocupado, bombardeado, sitiado, para justificar una nueva matanza bajo el nombre de operación “Margen Protector”.

El ejército israelí no sólo es uno de los más grandes del mundo, sino que además es el que cuenta con mayor capacidad tecnológica pero… esto no le ha bastado para llevar a cabo el genocidio presentado al mundo como la operación “Margen Protector”; la entidad sionista no hubiera podido hacerlo sin contar con la inoperatividad, la incompetencia y la equidistancia de los organismos y organizaciones supranacionales e internacionales.

Sin lugar a dudas, la falta de compromiso en relación a los principios y valores determinados por los actores supranacionales e internacionales en sus propios textos fundacionales les deslegitima por completo ante las sociedades a las que se supone representan, y en cuyas relaciones median con fin de que éstas sean armoniosas y contribuyan al mantenimiento de la paz.

Resulta evidente la inoperancia de estos actores en relación a su papel en la mediación de conflicto israelí-palestino, pues los hechos constatados muestran que o bien no responden a los intereses que dicen los promueven o bien que en la práctica su capacidad de actuación se encuentra limitada por la intromisión de terceros que debieran estar supeditados a ellos. Para despejar cualquier duda explicitamos que nos referimos al papel jugado por la Organización de Naciones Unidas y la Unión Europea en el desarrollo del conflicto israelí-palestino, de forma general, y en el mantenimiento de la masacre, de forma particular.

Nuevamente, la población palestina en su conjunto es objeto de la impunidad de que goza la política imperialista y criminal protagonizada por el ejército israelí que, camuflado bajo un burdo disfraz de estado democrático, actúa bajo el amparo proporcionado por las tibias recomendaciones de la comunidad internacional que ni se posiciona a favor de la víctima, el Pueblo Palestino, ni condena a la entidad sionista, a la que a lo sumo responsabiliza en diferentes grados, pero no hace culpable.

Los ataques de la entidad sionista no se dirigen localizaciones supuestamente terroristas, como nos cuentan los medios de comunicación, sino que apuntan a viviendas de civiles, periodistas, paramédicos, universidades, escuelas, parques infantiles, mercados, a mezquitas, e incluso a hospitales.

Ya sabíamos que a la entidad sionista le importa muy poco o nada la vida de las personas, esperemos que esta acción para recordar que el ejército israelí asesina a palestinos, gazawíes civiles. Que sirva para clarificar sus ideas y repensar su interpretación y posicionamiento en relación a lo que está pasando.

Las personas que hemos convocado esta concentración, unidas por nuestro apoyo a todos los pueblos que luchan por la Libertad, queremos expresar nuestra solidaridad con el Todo el Pueblo Palestino y trasladar nuestro apoyo a la población de la Franja de Gaza, que se desangra ante los ojos de la comunidad internacional.

Dada la contradicción entre la Voz del Pueblo y el mensaje de los representantes institucionales, y para despejar cualquier duda sobre la implicación, en grado alguno, de las y los españoles en unos hechos que serán, más pronto que tarde, juzgados por la Corte Penal Internacional, si es que “seguimos siendo humanos”( Vittorio Arrigoni), debemos gritar, para que nuestra rotunda condena al régimen israelí sea escuchada con claridad frente a la distorsión generada por la equidistancia institucional.

Por esto, desde Jerez, nuevamente recordamos que contra el genocidio que la entidad sionista está cometiendo en la Franja de Gaza es necesario que las sociedades superen la parálisis y el silencio derivados de la supeditación de la ciudadanía a la indeterminación y la equidistancia de su representación institucional, en el marco del estado de derecho, y que protagonicen el movimiento y el ruido necesarios, desde su independencia, en determinación rotunda de su condena a estos crímenes, como ejercicio práctico de una libertad responsable sujeta sólo a la moralidad individual, en la que el principio de solidaridad con los pueblos oprimidos está mayoritariamente presente.

Instamos a los partidos políticos de nuestro Ayuntamiento a que se posicionen y rompan todos los convenios con empresas o instituciones israelíes. No queremos ver a cómplices del genocidio por la ciudad. Pedimos a los partidos políticos y sindicatos posicionarse y a los movimientos sociales a movilizarse, expresando así, su repudia ante los hechos aberrantes que comete el régimen de ocupación israelí. No más apretones de manos con Israel en nombre de todxs lxs jerezanxs.

Sólo el Pueblo salva al Pueblo!!
Hoy, como ayer y también mañana, TODAS SOMOS GAZA!!!

LIBERTAD PARA EL PUEBLO PALESTINO!!!

PLATAFORMA JEREZ CON PALESTINA

Más información...




Visitantes conectados: 438