Pretenden atraer turistas con un tanque retirado del ejército

Ecologistas en Acción de Burgos rechaza la ocurrencia del alcalde de Quintanilla cabe Rojas, quien ha instalado un tanque militar en su localidad, en un cerro próximo al núcleo urbano. Esta acción es reprochable, tanto desde el punto de vista moral, como estético y carece de virtualidad para atraer visitantes al pueblo.

Pero además es inviable desde el punto de vista ambiental y ha incumplido la normativa en esta materia. Para la colocación del tanque se ha ampliado un camino que bordea una colonia de abejarucos y que, al quedar expuesta a los posibles visitantes, sufrirá molestias y graves afecciones especialmente en el periodo de cría.

El Abejaruco común (Merops apiaster) es una especie de especial protección, tal y como establece el Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas. Su inclusión en el listado de especies silvestre en régimen de protección especial supone, según lo establecido en el artículo 54 de la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad, que toda acción que pueda molestar a las aves o a sus crías queda prohibida. En este supuesto, la necesidad de protección es aun mayor, ya que se trata de una especie de reciente expansión en la Bureba.

A juicio de Ecologistas en Acción, el tanque ha de ser tratado como un residuo y como tal debe ser tratado, toda vez que contiene o puede contener residuos tóxicos y peligrosos. Por esta razón no puede ser instalado en una finca rústica sin ningún tipo de control y autorización. Más aun cuando hay posibles afecciones a la fauna y se pretende utilizar como reclamo turístico.

Por ello hemos solicitado a Junta de Castilla y León que exija el cumplimento de la normativa en esta materia, ordenando la gestión legal del residuo y en consecuencia la retirada del mismo de su actual ubicación.




Visitantes conectados: 589