Agricultura dejará sin protección al cormorán grande

La Sociedad Albacetense de Ornitología y Ecologistas en Acción de La Manchuela denuncian otro atentado contra el medio ambiente, en este caso contra la fauna. El cormorán grande verá como se queda sin protección legal frente a intereses partidistas y presiones infundadas de pescadores, sacándolo del Catálogo Regional de Especies Amenazadas.

Los datos que maneja la Consejería de Agricultura y en los que se basa para la descatalogación del cormorán, son que en 2002 había una población invernante de 5.400 ejemplares como máximo y en el último censo realizado en 2012 la población estaba en torno a los 4.000 - 5.000 ejemplares. Por tanto no existe un crecimiento ni exceso de población que avale tal desprotección.

La intención de esta Consejería es permitir el control de la población de cormorán alegando daños económicos a la pesca deportiva, dato que no manifiesta en ninguno de sus informes, y que pese a haberselo solicitado no los ha remitido.

La Consejería está más interesada en proteger las especies introducidas en los cotos intensivos de pesca, que las especies autóctonas. El 65 % de la biodiversidad que reside en los ríos sufre la degradación ambiental causada por los seres humanos. Las presas, la modificación del régimen del caudal, la contaminación por productos químicos, los residuos sólidos y la introducción de especies alóctonas desplazan a nuestras especies hasta hacerlas desaparecer.

Esta manipulación de los sistemas ecológicos a nuestro libre albedrío, provoca efectos negativos en los diferentes elementos naturales vinculados, en este caso al ecosistema acuático. La introducción de especies piscícolas de interés comercial, desplaza a la fauna autóctona ictícola y provoca la atracción de fauna depredadora como el cormorán, en definitiva, induce al desequilibrio ecológico.

Existen estudios que corroboran que los controles de población de cormorán grande no son efectivos. Este es el caso del proyecto europeo Redcafe (Reducing the Conflict Between Cormorants and Fisheries on a Pan-European Scale), . El informe final del proyecto establece que las matanzas de cormoranes en las zonas de invernada son ineficaces, ya que «las aves muertas son reemplazadas rápidamente por otras», y concluye que «disparar a los cormoranes solo es una forma de calmar la frustración de los pescadores».




Visitantes conectados: 237