Una fábrica de ladrillos proyecta incinerar residuos entre Valladolid y La Cistérniga



La combustión de hasta 10.000 toneladas anuales de residuos mezclados emitiría cancerígenos como dioxinas, benzopireno y metales pesados, en una zona muy poblada del sur de la ciudad.

Ecologistas en Acción ha presentado alegaciones al proyecto de la empresa Cerámica Zaratán de incinerar hasta 10.000 toneladas anuales de residuos sin identificar, en su fábrica de ladrillos de la carretera de Soria, al sur de la ciudad de Valladolid.

La que sería la primera instalación de incineración de residuos en la ciudad se localizaría en suelo urbanizable residencial, a algo más de dos kilómetros del Hospital nuevo y los barrios de Las Delicias, Los Pajarillos y Las Flores, muy próxima a los barrios proyectados junto al Nuevo Complejo Ferroviario de Valladolid y a apenas 600 metros del casco urbano de La Cistérniga.

La propuesta de Cerámica Zaratán es sustituir un combustible limpio como el gas natural por otro sucio como el derivado de los residuos, con la finalidad de reducir sus costes e incluso obtener ingresos por la incineración de los desechos. Para Ecologistas en Acción, esta supuesta ventaja económica privada no puede justificar los daños ambientales que se producirán como consecuencia de la emisión de sustancias tóxicas a la atmósfera en una zona muy poblada del sur de la ciudad.

Así, la incineración de los residuos producirá la emisión de sustancias como dioxinas y furanos, hidrocarburos aromáticos policíclicos como el benzopireno y metales pesados como el arsénico y el cadmio, todas catalogadas como cancerígenas por la Agencia Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC, en inglés); sustancias que no se producen al quemar gas natural. Además, la incineración prevista producirá hasta 1.700 toneladas anuales de cenizas y alquitranes, residuos actualmente inexistentes y que podrían revestir el carácter de tóxicos y peligrosos.

Como ha puesto de manifiesto un reciente estudio del Instituto de Salud Carlos III [1], la proximidad a las incineradoras de residuos incrementa significativamente el riesgo de morir por cáncer, en particular de estómago, hígado, pleura, riñones y ovarios.

Ecologistas en Acción considera un disparate la posibilidad de que Cerámica Zaratán ponga en peligro la salud de la población de Valladolid y La Cistérniga, cuando la utilización actual de gas natural en su fábrica de ladrillos no produce ningún problema de emisión de sustancias cancerígenas ni de producción de residuos peligrosos ni no peligrosos. Los ecologistas advierten que la ciudad de Valladolid ya soporta en estos momentos niveles de benzopireno que superan las recomendaciones de Organización Mundial de la Salud (OMS) y Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA).

Por todo ello, el representante de los ecologistas pedirá mañana miércoles en la Comisión de Medio Ambiente y Urbanismo de Valladolid, dependiente de la Junta de Castilla y León, que se someta el proyecto de incineración de Cerámica Zaratán a una exhaustiva evaluación de impacto ambiental, que determine las características de los residuos a incinerar y de las emisiones de contaminantes a la atmósfera, así como los potenciales efectos de éstas para la salud de los vallisoletanos.




Visitantes conectados: 568