Crece la oposición al embalse del Ciguiñuela

Aspecto de la zona que quedaría anegada por el embalse. Al fondo, la Sierra de Guadarrama

El pasado 8 de octubre el Pleno del Ayuntamiento de Torrecaballeros analizaba en un pleno el proyecto de la Confederación Hidrográfica del Duero y de la Junta de Castilla y León para construir un embalse de 29 hectómetros cúbicos en el curso alto del Ciguiñuela. El resultado: el pleno se declaró contrario al proyecto, con los votos del PSOE e Independentes de Torrecaballeros y la abstención de tres concejales del PP. Sólo el alcalde votó a favor de la presa.

De esta forma Torrecaballeros se unía al cercano municipio de Espirdo, que ya se había definido en contra del embalse el pasado mes de agosto.

Espirdo y Torrecaballeros son los dos términos municipales más afectados por un embalse y sus posicionamientos reflejan la creciente oposición vecinal a este proyecto, que se ha sido presentado como “la solución” para mejorar el abastecimiento de la ciudad de Segovia y su alfoz, cuando en realidad constituye el enésimo intento de la Confederación Hidrográfica del Duero para aportar más agua a los regadíos situados sobre el acuífero de los Arenales.

Para conocer algo mejor las características del embalse, presentamos a continuación algunos datos básicos, obtenidos de la memoria inicial del proyecto:

  • Capacidad: 29 Hm3
  • Como referencia, el cercano embalse del Pontón tiene una capacidad de 7,4 Hm3, por lo que el embalse proyectado en el Ciguiñuela sería cuatro veces mayor.
  • Superficie inundable: 200 Has.
  • Localización: la zona inundable se localiza en los valles del río Ciguiñuela y el arroyo de Miguel Bueno, aguas arriba de la ciudad de Segovia. Una cola del embalse quedaría cerca del pueblo de Cabanillas del Monte (a unos 500 m de distancia). Otra llegaría a las cercanías de Tres Casas (a unos 750 m de distancia).
  • Procedencia del agua: Aunque contará con aportaciones del río Ciguiñuela, el llenado del embalse se haría fundamentalmente con agua del río Eresma, a través de un trasvase procedente del embalse del Pontón Alto. La conducción tendría una longitud aproximada de 10,6 Km. y sería necesario bombear el agua unos 70 metros.
  • Municipios afectados: La lámina de agua y la conducción desde el río Eresma afectarían a los términos municipales de Espirdo, Torrecaballeros, Trescasas, San Cristóbal de Segovia, La Lastrilla y Palazuelos de Eresma. El embalse destruiría dos magníficos valles del pie de monte serrano, en los que se alternan pastos, berciales, roquedos y fresnedas y saucedas que aparecen flanqueando los arroyos.
  • Destino del agua embalsada: A pesar de que el título oficial del proyecto es “Regulación de caudales para el abastecimiento de Segovia y otras poblaciones de la cuenca del Eresma”, la mayor parte del agua recogida en el embalse se destinaría al riego. El proyecto prevé, el riego de un total de 6.520 Has. (6.725 Has. si también se acomete el recrecimiento del embalse de Puente Alta), situándose la principal zona de riego sobre el acuífero de Los Arenales, en la provincia de Valladolid.

En la documentación aportada se indica que el agua almacenada en este embalse se repartiría así: 2 Hm3 para demandas industriales, 19 Hm3 para demandas urbanas (zona de Segovia y su entorno) y 57 Hm3 para regadíos. Esto significa que, al menos, 3 de cada 4 metros cúbicos de agua del embalse proyectado se destinarían al regadío. En Ecologistas de Segovia estamos convencidos de que los volúmenes supuestamente destinados para la demanda urbana están claramente sobreestimados, ya que el área de Segovia mantiene una población estable desde hace varias décadas y el consumo ya está siendo satisfecho a través de los embalses del Pontón y Puente Alta.

Ecologistas en Acción de Segovia ya remitió un informe contrario a la construcción de este embalse el pasado mes de abril, cuando la Subdirección General de Evaluación Ambiental del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente realizó consultas previas sobre el proyecto.

Desde nuestro punto de vista, la Confederación Hidrográfica del Duero, ha mostrado una notable pasividad ante el progresivo descenso en el nivel del Acuífero de los Arenales, verdadero mar subterráneo de Castilla sobreexplotado por los regadíos en la zona de Medina del Campo (Valladolid). Tras faltar a sus responsabilidades en la salvaguarda del acuífero, la CDH propone ahora su recarga mediante un proyecto económicamente muy costoso y técnicamente incierto. Desde la Ecologistas en Acción de Segovia consideramos que el embalse del Ciguiñuela es un nuevo intento para evitar ir a la raíz del problema, transfiriendo a un nuevo territorio, Segovia, el impacto de una política agrícola y de uso del agua insostenible.




Visitantes conectados: 456