Escandalosa falta de autoridad del Delegado de Medio Ambiente

No sólo esto, sino que se ha publicado en prensa que se va a negociar un acuerdo para que se legalice la instalación.

Nos parece insultante que para ejecutar lo dispuesto en una Resolución de la Junta de Andalucía de julio de 2002, antes de que se pusiera en marcha el famoso aparcamiento, haya pasado más de un año desde que lo denunciamos y todo siga igual, a pesar de la orden de cierre.

Esto nos demuestra una vez más que en los temas ambientales no pasamos de ser un burdo remedo de una república bananera, donde cada uno hace lo que quiere porque al final no pasa nada.

La resolución citada, previa a la puesta en marcha del aparcamiento, explicitaba que los terrenos dentro del paraje “no podrán ser destinados a fines distintos de los agrícolas, forestales, ganaderos, cinegéticos y, en general, de los vinculados a la utilización racional de los recursos naturales” o sea, no es el caso de un aparcamiento.

Si se hubiera declarado de utilidad pública e interés social (que no es el caso pues se trata de un gran negocio privado) deberían haber solicitado autorización, pero no podrían habérsela dado ya que “En aquellos suelos declarados de especial protección queda prohibida cualquier instalación o actividad que altere su destino”.
Por todo lo expuesto se dispuso en la citada Resolución “Prohibir el acceso sin autorización con vehículos de motor al Paraje Natural Acantilados de Maro-Cerro Gordo (Málaga-Granada)”.

Mientras en Málaga así se ha hecho y se ha buscado una alternativa para el acceso de los ciudadanos a las playas, aquí se ha optado por mirar para otro lado y que, los de siempre, se sigan pasando la legislación vigente por el arco del triunfo.




Visitantes conectados: 661