Sería una verdadera temeridad construir el ATC en Villar de Cañas

El seísmo de Ossa de Montiel (Albacete), cuyos efectos alcanzaron a Villar de Cañas (Cuenca), convierte en una aberración la posible construcción del Almacén Temporal Centralizado (ATC) en esa ubicación.

El terremoto de Ossa de Montiel fue de magnitud de 5,2 en la escala de Ritcher y su epicentro se situó a 82,5 km de los terrenos elegidos para ubicar el ATC. Los efectos del terremoto se dejaron sentir en Villar de Cañas y comarca, puesto que se produjeron movimientos del terreno e incluso falló la alimentación eléctrica de esta localidad. Si bien ENRESA se ha apresurado a afirmar que la instalación del ATC soportaría terremotos de grado 8 y que por eso no había nada que temer, para Ecologistas en Acción, esta afirmación no se sostiene si se tiene en cuenta los otros problemas geológicos de los terrenos elegidos para el ATC.

En efecto, estos terrenos presentan al menos problemas de tres tipos: pueden aparecer dolinas, o grandes oquedades en el subsuelo; están presentes algunos estratos de arcillas expansivas que pueden moverse cuando se impregnan de agua, generando un desplazamiento de los hipotéticos cimientos del ATC; y el acuífero es muy superficial en la zona, con lo que puede llegar a aflorar cuando llueve. Estos tres factores podrían debilitar la resistencia del ATC a los terremotos. Evidentemente, ésta se vería severamente afectada, si, por ejemplo, apareciera una dolina en los cimientos del cementerio nuclear. Por tanto, hay que tener en cuenta la aparición de sinergias negativas entre la actividad sísmica y los problemas intrínsecos del terreno. Además, el CSN ha solicitado, entre otros muchos datos, que se realicen estudios en profundidad sobre el anticlinal de Zafra de Záncara, a unos 10 km del hipotético emplazamiento del ATC.

Aunque siempre se ha considerado que La Mancha es una zona no sísmica, se han registrado varios terremotos en estos años que cuestionan esta afirmación y que muestran hasta qué punto es difícil hacer predicciones sobre los seísmos, que pueden empezar en zonas lejanas y afectar a una determinada instalación. Además de éste de Ossa de Montiel en Albacete, el 7 de junio de 2006 se produjo un seísmo de grado 4,1 en Escopete (Guadalajara), a 85 km de Villar de Cañas; en agosto de 2007 se produjo en Pedro Muñoz (Ciudad Real) un terremoto de grado 5,1, a 53 km de Villar de Cañas; tenemos también el triste recuerdo del terremoto de Lorca (Murcia) , en mayo de 2011, que produjo la muerte de 9 personas.

Por todo ello, Francisco Castejón, portavoz antinuclear de Ecologistas en Acción, quiere insistir en que "sería una verdadera temeridad construir el ATC en estos terrenos que son absolutamente inadecuados para una instalación de este tipo". Y pide que "se detenga el proceso de construcción del ATC y se abra un debate ciudadano y técnico que permita buscar la forma de gestión menos mala para los residuos de alta radiactividad".




Visitantes conectados: 447