Impresentable apoyo del Gobierno de Castilla-La Mancha a un congreso de tramperos

El Gobierno de Castilla-La Mancha sigue en su línea de fomentar las malas prácticas cinegéticas. Con su logo, y seguramente con su presupuesto, apoya institucionalmente junto con otras entidades la celebración en Toledo del II Congreso Internacional de Trampeo. Esta insólita reunión que convoca la Asociación Nacional de Tramperos y de la que participa Aproca, tiene un evidente objetivo, justificar y vestir de sostenible el control de predadores que se realiza en los cotos de caza de Castilla-La Mancha.

Llama la atención que en el programa de ponencias, la mayor parte de las cuales versan sobre lo que llaman captura científica, se cuele una sobre “Gestión responsable del control de predadores” impartida por el Sr. Villanueva, Director de Aproca.

Esta entidad, que agrupa a los productores de caza, es la misma que impulsa en Castilla-La Mancha la ley de caza y el uso de lazos y otras trampas, como los alares, para eliminar predadores en los cotos de caza. Y la que se muestra condescendiente y comprensiva cuando estos métodos provocan daños a especies como los linces que han muerto recientemente en Ciudad Real.

Precisamente Aproca y la Asociación de Tramperos de España (ATE) han sido los grandes beneficiarios de la implantación de los nuevos métodos de control de predadores en Castilla-La Mancha, dado que vienen realizando cursos en los que los asistentes se ven obligados a abonar una cuota si quieren acceder a usar esos métodos en los cotos.

Parece que fomentar y sacar beneficio económico del uso de lazos y trampas no les basta ni a Aproca, ni a la ATE, ni a la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha, además buscan reconocimiento científico y social. Y para ello han organizado este Congreso en Toledo, al que asisten conocidos y polémicos especialistas del mundo del trampeo. Entre ellos, los responsables de las capturas de lobos en el norte de España que sirven para dar cobertura a las terribles batidas que sufre la especie.

Por el contrario, el Congreso no cuenta con la participación, ni siquiera en mesas de debate ni de conservacionistas, ni de ecologistas, ni de naturalistas o científicos de reconocido prestigio e imparcialidad frente al trampeo y el control de predadores.

Polémico y casi insultante Congreso el que a acoger Toledo. La capital de una comunidad autónoma en la que se colocan decenas de miles de trampas en los cotos de caza y responsable de la masacre anual de miles de especímenes de fauna silvestre.

Ecologistas en Acción exige a la Consejería de Agricultura que retire su apoyo a este Congreso, tanto por su falta de imparcialidad como por dar cobertura a una práctica que resulta agresiva, asesina y cruel para la fauna silvestre.




Visitantes conectados: 306