Cada vez menos árboles en un poniente sin bosques

La poda agresiva y tala indiscriminada de árboles se extiende por el poniente almeriense y crece la ciudadanía disconforme con esta práctica.

Ante la celebración del 21 de marzo del Día Internacional de los Bosques, se nos recuerda; “Los bosques y los árboles nos suministran alimentos y nos protegen de manera inestimable, proporcionan el aire puro que respiramos y el agua limpia que bebemos, hospedan y salvaguardan la biodiversidad del planeta y actúan como nuestra defensa natural contra el cambio climático. La vida en la tierra es posible y sostenible gracias a los bosques y árboles”. Esta realidad tan evidente parece no tener sentido para los ayuntamientos del poniente almeriense, entre los que se incluyen Roquetas de Mar y Vícar, que por el contrario parecen haber declarado la guerra a sus ejemplares arbóreos.

La moda de poda agresiva ya consolidada en el municipio roquetero se extiende a los municipios colindantes de los que nos llegan quejas y denuncias por las “mutilaciones” realizadas a los pocos ejemplares arbóreos existentes. Ante la cada vez más creciente crítica por esta práctica tan incomprensible para la ciudadanía, los equipos de gobierno alegan que se debe al aumento de las alergias y suciedad por la caída de hojas y frutos en el pavimento. La realidad es muy distinta y es que un mantenimiento adecuado de los árboles y de las zonas verdes de los municipios implica una plantilla creciente y una dedicación continuada en el tiempo tanto de poda como de limpieza que no todos los ayuntamientos están dispuestos a coordinar y costear. Así, se mutilan los árboles una vez al año, se cambian las zonas verdes por césped artificial, se cambian especies autóctonas por especies exóticas y se eliminan árboles para pavimentar plazas y parques infantiles sin rastro de sombra.

Es inconcebible que en paralelo a la aprobación de planes de gestión sostenible y programas para solicitar ayudas europeas en el marco de la Agenda 21, se degraden las zonas verdes con las que cuenta la ciudadanía. La protección de la naturaleza puede y debe convertirse en una forma de creación de puestos de trabajo si las corporaciones locales destinasen parte de esos recursos económicos a aspectos tan sencillos e importantes como el mantenimiento de las zonas verdes de los municipios, y que tan esenciales son para la salud, el clima y la percepción ambiental y de la calidad de vida en los mismos.

Ecologistas en Acción de Roquetas de Mar se hace eco de las quejas, e insta a que los ayuntamientos incorporen un protocolo de poda adecuado a las necesidades de los árboles y de la ciudadanía sin que prevalezcan criterios de tipo económico o ahorrativo. Dedicar dinero hoy a los árboles es reducir costes en el futuro.




Visitantes conectados: 508