Queremos que se preserve la salud pública por los lixiviados del Berrueco

El viejo vertedero de residuos sólidos urbanos, hoy ya sellado sigue produciendo residuos peligrosos. La basura domiciliaria procedente de varios municipios depositada durante años en lo que se pensaba un lugar seguro del término de Medina Sidonia, ha seguido descomponiéndose y de ella escurre un líquido que ha de ser calificado como residuo peligroso.

Hoy día podemos demostrarlo gracias a un informe realizado por el Instituto de Investigaciones Químicas y Ambientales de Barcelona del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, por quien se ha dictaminado la presencia de diferentes compuestos orgánicos persistentes de alta toxicidad: dioxinas, furanos y PCBs (policlorobifenilos). Estos han sobresalido en varias ocasiones del pequeño depósito situado en la base del vertedero; de esta balsa ha ido a los arroyos cercanos y finalmente desembocado en el río Iro. Lo más grave es que éstos, a pesar de nuestras advertencias, se han llevado por toneladas a estaciones depuradoras de aguas residuales incapaces de eliminarlos y finalmente van a parar a medios acuáticos donde se crían peces, moluscos, gambas, camarones... que van acumulando en sus tejidos estos compuestos tóxicos persistentes (tienen mayor afinidad química por los tejidos grasos) y los hace desaconsejables para el consumo humano.

Actualmente sabemos que las dioxinas se encuentran en la leche materna de la mayoría de las mujeres, consecuencia de haber estado envenenando nuestro medio, que al final nos sirve de sustento. Hay estudios recientes que relacionan los compuestos orgánicos persistentes mencionados con algunos males que aquejan a la sociedad actual en mayor proporción que hace algunas décadas: alergias, problemas de infertilidad, leucemias.

En algunos países se ha llegado a que los recién nacidos procedan en su mayoría de técnicas de inseminación artificial. Hemos pedido a la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía se realicen los análisis pertinentes y en su caso se tomen las medidas oportunas con respecto a la producción acuícola destinada al consumo humano, de las instalaciones próximas a la E.D.A.R. de "El Torno" en Chiclana, depuradora a donde se han llevando toneladas de dichos residuos; remitiéndole testimonio del informe mencionado realizado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas; también pedimos a la Consejería de Medio Ambiente que en lo sucesivo se evite que estos lixiviados sean llevados a una E.D.A.R. que no tenga capacidad técnica para el correcto tratamiento y eliminación de los compuestos orgánicos persistentes y metales pesados.




Visitantes conectados: 345