Piden que se suspenda le proyecto de ATC en Villar de Cañas

Tras la dimisión de Maribel Rivera, la jefa del departamento de Ingeniería de Residuos de Alta Actividad, ENRESA carece de los principales altos cargos necesarios para terminar un proyecto tan caro y complejo como el ATC. La asociación Ecologistas en Acción solicita que se suspenda el proyecto.

Los disgustos en ENRESA continúan. El proyecto del ATC va a llevarse por delante a todo el equipo dirigente de la compañía. Recientemente se ha conocido la dimisión de Maribel Rivera, la jefa del departamento de Ingeniería de Residuos de Alta Actividad, por su desacuerdo en la concesión de un contrato por valor de unos 38,7 millones de euros. Esa licitación iba dirigida a la compara de 10 contenedores de residuos, cuyo uso no está garantizado hasta que no se conozca el destino del ATC y que resultan unas tres veces más caros de lo que se puede conseguir el en le mercado internacional.

Con esta nueva adjudicación, ENRESA planea seguir con la política de hechos consumados: ir gastando dinero en el ATC para hacer imposible que el proyecto sea reversible.

Se trata de un nuevo agujero en el equipo directivo de ENRESA, cuyo nuevo presidente ha intentado mantener e intenta rellenar los importantes huecos que quedaron antes de la dimisión de Gil-Ortega. En efecto, los directores de administración y de auditoría fueron cesados por Gil-Ortega dados los desacuerdos de éstos con el proceso de licitación del ATC. En el caso del director de administración, también pesó en su cese el que hubiera firmado un informe en el que criticaba la justificación de las dietas y otros gastos, tanto de Gil-Ortega como del director de comunicación (Carlos Dávila).

El nuevo Presidente de ENRESA, Juan José Zaballa, trata de taponar agujeros con el nombramiento de Carmen García Franquelo como nueva directora de administración, sin embargo esta nueva dimisión viene a minar el proyecto de Zaballa.

En estos momentos, ENRESA no tiene director de auditoría, puesto clave en la fiscalización del gasto, ni alguien al frente del departamento de ingeniería de Residuos de Alta Actividad, persona clave en la coordinación los trabajos técnicos, y cuenta con una directora de administración que, como su presidente, es una recién llegada, por lo que desconocen los detalles del proyecto.

Ante este panorama, las posibilidades de sobrecostes o de errores técnicos en el proyecto son altísimas. Sobre todo teniendo en cuenta que los terrenos presentan unas deficiencias técnicas enormes, que los convierten en “inadecuados” según la consultora URS.

Francisco Castejón, responsable de la campaña antinuclear de Ecologistas en Acción, considera que "lo más sensato es suspender el proyecto del ATC en Villar de Cañas y dejar de enterrar dinero en la zona”.

Precisamente el pasado 26 de abril, coincidiendo con el 29º aniversario del accidente de Chernóbil, cientos de personas marcharon a Villar de Cañas para demostrar que no existe consenso social en aceptar el ATC en dicho municipio.




Visitantes conectados: 537