El CSN se rinde a las presiones del Gobierno de Rajoy

Las elecciones autonómicas y locales de mayo, marcan un antes y un después en la posición del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) en cuanto al almacén de residuos nucleares (ATC). Si antes, en el organismo controlador de las instalaciones nucleares, los criterios técnicos eran los que prevalecían, ahora quedan en un segundo plano ante las conveniencias políticas del ejecutivo.

La Plataforma contra el Cementerio nuclear en Cuenca, en la que participa Ecologistas en Acción, convoca una concentración el 22 de julio en las puertas del CSN coincidiendo con el pleno del organismo.

El CSN hasta mayo, ha mantenido una posición firme en relación con el ATC. El 14 de enero de 2014, recibe del ministerio de Industria el encargo de emitir sendos informes perceptivos para otorgar las autorizaciones “previa o de emplazamiento” y de “construcción”.

A partir de ese momento el CSN se pone a trabajar y solicita a Enresa (la empresa pública encargada de gestionar los residuos nucleares y responsable del ATC) hasta 6 peticiones de información adicional (PIA) de las que solo ha trascendido una de ellas de septiembre de 2014 en la que se solicitaban numerosos informes, poniendo de manifiesto que todavía era precisa mucha información, tanto por lo complejo del proyecto, como por lo inadecuado de los terrenos.

En aplicación de la primera PIA, Enresa (inicia la licitación de un estudio por valor de 1,17 millones de Euros que incluye sondeos de hasta 200m. Esta licitación ha quedado desierta en el primer intento, por lo que se ha iniciado el procedimiento de nuevo, estando abiertas las ofertas hasta el 18 de agosto y con un plazo de ejecución de 8 meses.

En las elecciones del 24 de mayo, los ciudadanos de Castilla-La Mancha eligieron mayoritariamente opciones políticas opuestas a la implantación del ATC en Villar de Cañas (PSOE y Podemos) y desalojando a Cospedal del gobierno regional. Esto supuso un revés a las intenciones del gobierno de Rajoy en cuanto a zanjar definitivamente.

Previsiblemente, el pleno del CSN del próximo 22 de julio, aprobará el informe positivo sobre la autorización previa o de emplazamiento que debe remitir al Ministerio de Industria. Hay que tener en cuenta que el CSN ya ha realizado la Evaluación de Impacto Radiológico, imprescindible para que el Ministerio de Agricultura emita la declaración de impacto ambiental (DIA).

Para María Andrés, portavoz de la Plataforma y vecina de Villares “Es indignante el giro de 180 grados del CSN ante el cambio de gobierno en Castilla-La Mancha. Ahora, la proximidad de elecciones generales, espolea al ejecutivo central a dejar licenciado el ATC en los meses de julio y agosto y evitar que los escándalos relacionados con el ATC le exploten a la vuelta del verano. El PP no quiere arriesgarse a que tengan excesivo eco las irregularidades protagonizadas por el anterior presidente de Enresa (que tuvo que dimitir) como el intento de adjudicar la obra principal sin ningún permiso o las adjudicaciones a la empresa del marido de Cospedal por más de 34 millones de Euros. Tampoco le interesa al gobierno de Rajoy que el ATC se quede sin ubicación y suponga una nueva pugna territorial a pocos meses de unas elecciones. Por eso la Plataforma se concentrará el próximo 22 de julio a las 12:30 ante la sede del CSN, coincidiendo con la reunión plenaria, para solicitar al CSN neutralidad y que deje trabajar a sus técnicos”.

Andrés valora que los movimientos del gobierno "están dirigidos, sobre todo, a seguir vaciando los fondos públicos en licitaciones que ya suman más de 100 millones de Euros, para una obra que tiene muy pocas posibilidades de salir adelante. Pues el emplazamiento no es adecuado, la documentación aportada por Enresa insuficiente y el CSN apenas ha iniciado su trabajo. Sabemos de sobra que así, el ATC de Villar de Cañas, nunca tendrá la autorización de funcionamiento, solamente dinero publico para usos partidistas y particulares" ha concluido la portavoz de la Plataforma.




Visitantes conectados: 677