Carta abierta al nuevo consejero de Medio Ambiente de Melilla

Sr. Consejero

Queremos felicitarle en primer lugar por su nombramiento. Asume una enorme responsabilidad.

Bien sabemos que debe desarrollar un programa electoral, y que cuenta con los 100 días “de cortesía” para planificar sus 4 años de mandato y que nosotros le respetamos.

Lo que sí podemos es adelantarle cual será la actitud de nuestra asociación en su mandato.

Existen proyectos que Ud. tendrá que promover con los que estamos en absoluto desacuerdo, y haremos todo lo que esté en nuestra mano para evitar que los pueda hacer.

Nos referimos, por ejemplo, a la ampliación del puerto y a la carretera que pretende unir Horcas Coloradas con Aguadú. Dos despropósitos que combatiremos en la creencia de que obedecen a un modelo económico basado en el ladrillo que ha traído la ruina a España, y por ello, no consideramos ni desde el punto de vista ambiental ni desde el punto de vista económico o social que sean proyectos sostenibles.

Pero al mismo tiempo que decimos eso le queremos manifestar nuestra total colaboración para sacar otros proyectos adelante, ya que consideramos que son necesidades urgentes.

No pretendemos imponer una manera de pensar, la ecologista, que puede ser compartida o no. Lo que sí pretendemos es conseguir que la legislación ambiental se cumpla, o que lo aprobado en la Asamblea de la Ciudad por su antecesor se desarrolle. Si no se respeta la legislación vigente, o los acuerdos adoptados en el Pleno de la asamblea, no existe Estado de Derecho, y esa es la esencia de los valores democráticos.

En concreto, cuenta con nuestra mejor disposición para lo siguiente:
-  Que la transparencia sea algo habitual en su consejería, y que responda a las demandas de información que le hagamos, nosotros y cualquier entidad interesada, sobre la distribución del presupuesto aprobado para Medio Ambiente, o sobre los datos ambientales que son preceptivos que tenga su consejería, por ejemplo sobre la contaminación atmosférica de ENDESA, o sobre los tratamientos del picudo rojo, ya que los escritos que hemos remitido a su antecesor han caído en saco roto. En cuanto podamos, le preguntaremos por el dinero que dispone, y en qué lo va a gastar.
-  Elaborar unos reglamentos de zonas verdes, ya que los actuales, expuestos en la web de su Consejería, son de Gonzalo Hernández, alcalde socialista de los años 80, y las sanciones vienen en pesetas. También nos gustaría que los carteles que anuncian sanciones en los pinares de Rostrogordo dejen de estar en pesetas. Sería bueno actualizar los reglamentos y la moneda de curso legal.
-  Elaborar el proyecto de árboles singulares de Melilla, ya que hace una década que las CCAA españolas lo realizaron, y no es del gusto de los melillenses que aparezcan datos nacionales y Melilla no exista.
-  Elaborar los planes de recuperación y conservación de todas las especies en peligro de extinción y vulnerables presentes en Melilla, que según la ley de Patrimonio Natural debían estar aprobados en el año 2010.
-  Desarrollar las acciones aprobadas en la Asamblea de Melilla recogidas en los Planes técnicos de Gestión de Recursos naturales, unas 20, pues tras dos años no se ha iniciado ninguna, motivo por el cual tenemos ahora 4 años para desarrollarlas.
-  Que se culmine el proceso de participación pública del mapa de ruidos.
-  Que se consensue el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) con un proceso de participación pública, ya que los datos técnicos necesarios para ello ya son conocidos mediante el diagnóstico encargado a una empresa, y pagado con dinero público. No es posible que la Consejería de Medio Ambiente mantenga una posición residual en algo tan ambiental y social como el transporte.
-  Que dispongamos de una estación permanente de control y seguimiento de la contaminación atmosférica, ya que Melilla es el único territorio español que no lo ha aprobado, y dado que en Ceuta, donde se aprobó hace más de un año no se ha ejecutado lo aprobado, todavía podemos ser los penúltimos en conseguirlo, ya que si a algo aspira Melilla es a superar a Ceuta, no solo en lo deportivo.
-  Que se culmine el proceso de evaluación ambiental de los proyectos que se van a financiar con dinero de los fondos FEDER 2007-2013, ya que los proyectos ni siquiera se conocen, y es imposible evaluar ambientalmente un paquete de proyectos que no está definido, porque la idea de justificar el dinero con proyectos ya realizados y financiados no ha resultado posible según resolución BOE, como se pretendía.
-  Que se establezca una estrategia para conseguir que los niveles de recuperación y reciclaje de la ciudad de Melilla consigan aproximarse a las medias españolas, que están por debajo de la media europea, porque no pedimos milagros.
-  Que se aclare lo que tenga que aclarase sobre el sendero verde, ya que las relaciones entre la Comandancia General y la Ciudad Autónoma parecen no ser cordiales. Nos referimos a proyectos que ahora están paralizados, porque pasan por la pista de carros.
-  Que se busque una manera de promover en Melilla las energías renovables porque quién hace la ley hace la trampa, y difícilmente van a prosperar las iniciativas del ministerio de Industria para evitar su desarrollo en beneficio del cártel energético de nuestro país, al que su partido parece que quiere beneficiar.
-  Igualmente nos gustaría, para finalizar, que incluyera en el programa de medidas del Plan Hidrológico de Melilla alguna prevista para los próximos 6 años que tuviera que ver con la conservación de las aguas costeras, la recuperación ambiental del Río de Oro, y el control de vertidos contaminantes, ya que lo único que figura en el citado plan es la sustitución de tuberías de saneamiento o acometidas de aguas. También queremos que asegure el suministro de agua con temporales de levante, cuando la desalinizadora deja de funcionar. Y de paso, ¿Qué tal si intenta que el agua de Melilla sea potable, y no tengamos que ir a la fuente, en el caso de que no se quieran gastar 2 ó 3 euros al día en comprar agua, en aquellos hogares que no pueden gastarlo?
-  Para finalizar, nos gustaría que por fin existiera una convocatoria PÚBLICA anual para conceder a las entidades sin ánimo de lucro de Melilla subvenciones para promover proyectos en defensa del Medio Ambiente, cosa que cualquier entidad social española disfruta en cualquier territorio español, menos en Melilla. Fije Ud. las prioridades de su consejería, y establezca las líneas de trabajo que necesita, y acuda a la sociedad civil melillense para que participemos en la resolución de los problemas ambientales de Melilla, porque no hacerlo es dejar a Melilla fuera de lo que se hace en cualquier territorio europeo, y en consecuencia, español. Y en ese caso, recuerde que Ud. si no lo hace, se convierte en el problema, no en la solución, si atendemos al manual de gobernanza europea.

Estas 15 cuestiones se refieren estrictamente a la herencia recibida de 20 años de PP en el gobierno de la ciudad.

Después de recuperar el tiempo perdido, puede Ud. comunicarnos los proyectos que su programa electoral quiere hacer. Recibirá nuestro apoyo en todo aquello que sea sensato y sostenible, y nuestra más firme oposición en todo lo que sea insostenible y represente intereses particulares.




Visitantes conectados: 456