Hay responsables de los destrozos causados por las lluvias en la costa de Granada

Se ocupan los barrancos

Han muerto cuatro personas en las inundaciones de Albuñol. ¿Cuántas personas han de morir antes de que las administraciones asuman sus responsabilidades?.

Hace años que Ecologistas en Acción está denunciando, ante todas las administraciones responsables y la fiscalía, los enormes movimientos de tierras, totalmente incontrolados, que se están produciendo en la costa oriental granadina para la construcción de invernaderos.

No se respeta nada, ni pendientes, que se desmoronan, ni cerros, que se aplanan, ni barrancos, que se tapan, …. Además, cuando están en funcionamiento los invernaderos la mayoría de basuras van a las ramblas y barrancos a esperar que las próximas lluvias lo arrastren hasta el mar.

Se destroza el territorio

Las declaraciones del Consejero de Medio Ambiente afirmando que “ante una fuerza de la naturaleza de ese calibre poco se podía hacer”, responde a la política de escurrir el bulto y eludir responsabilidades, ya que, si bien no es previsible saber cuándo van a caer las lluvias, se sabe perfectamente que episodios como estos son habituales y que el estado en que se encuentra el territorio, por la política de avestruz que lleva la Junta en lo que respecta a la ordenación del territorio, tiene mucho que ver con las desgracias acaecidas.

Los cerros desaparecen

¿Hasta cuándo se va a esperar para que se solucione este problema?. ¿Hay que esperar que los muertos sean cientos?. ¿Hay que esperar que la riada se trague el colegio de la Mamola?. ¿Que la tierra suelta por todos los movimientos de tierras en pendientes donde no se pueden hacer, según la Ley, se lleve las viviendas de la costa con todos sus habitantes dentro?.

Denunciamos que la negligencia en la administración es, en una gran parte, responsable de las avenidas y desastres que se producen cuando lluvias fuertes caen en la costa de Granada y anunciamos que volverán a repetirse riadas como las de los últimos días, y aún más fuertes, y deseamos que ninguna persona se vea afectada, de lo contrario habría que pensar seriamente por qué pasan estas cosas y a quién hay que pedirle explicaciones.

Al final de la rambla, el colegio.



Visitantes conectados: 467