Piden la ampliación de la Regeneración Hídrica de Doñana

El proyecto Doñana 2005 elaborado por el Ministerio de Medio Ambiente como respuesta al desastre ecológico provocado por la rotura de la balsa de Aznalcóllar, fue aprobado por Real Decreto-Ley 7/1999 de 23 de Abril y consiste en una serie de actuaciones destinada a la recuperación de aportes hídricos y la regeneración de cauces transformados por la actividad humana en la marisma de Doñana. Con el Decreto se aprueba una inversión presupuestada en unos 100 millones de euros para la realización de las 11 actuaciones recogidas en el programa, que están siendo dirigidas por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

Sin embargo, la Confederación Hidrográfica está anunciando la licitación de las obras incluidas en el 2005 a cargo de fondos Feder con lo que se está ahorrando hasta el 75% de la inversión que se había comprometido a efectuar el Ministerio con la aprobación del Decreto.

El conjunto de las actuaciones suponen una mejora en la situación hídrica de Doñana, sin embargo, en las jornadas de expertos en las que se ha evaluado el proyecto, se concluye que para acometer de forma eficaz los problemas de regeneración hídrica falta atajar dos problemas muy graves que el 2005 actual no aborda, uno, la situación de la cabecera del arroyo de la Rocina que sufre un proceso de degradación importante a causa de la transformación de zonas forestales en cultivos, con el consecuente incremento de los procesos erosivos que provocan colmatación por arenas de la marisma y dos, la situación de sobreexplotación del acuífero centrada en las explotaciones de arrozal en el entorno del Caño del Guadiamar, los conocidos como Hatos, que sistemáticamente vienen incumpliendo las autorizaciones tanto de superficie de riego como de volumen de agua extraída, provocando graves distorsiones en el funcionamiento del acuífero que están provocando el empobrecimiento de habitats en el espacio protegido.

Para Ecologistas en Acción de Andalucía el próximo Ministerio de Medio Ambiente tiene una oportunidad histórica de demostrar su voluntad de regenerar hídricamente Doñana de forma eficaz, ampliando las actuaciones del 2005 mediante la realización de las actuaciones necesarias para garantizar la conservación de los recursos hídricos de Doñana, asegurando por un lado la conservación de los ecosistemas forestales de la cabecera de la Rocina y acabando de una vez por todas con la lacra que supone la explotación del acuífero para regar arroz. Para ésto no precisaría más que destinar los fondos FEDER de la Unión Europea para la restauración de cauces fluviales como suma de la inversión ya aprobada en el Real Decreto y no como pretende la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir como sustituto de la financiación propia, lo que se traduce en la práctica en una merma de recursos destinados al Espacio Natural.

Extraido del Portal de Medio Ambiente




Visitantes conectados: 544