Falta de responsabilidades en la gestión del lobo

Ecologistas en Acción considera injusto que, ante la pasividad de la administración, se utilice a los ecologistas como saco de boxeo de todas las frustraciones ganaderas y/o políticas que tienen que ver con el lobo. Es curioso comprobar como algunos ganaderos vierten su enfado sobre los grupos ecologistas que, desde siempre, han velado por sus intereses. Las diversas organizaciones ecologistas han estado siempre de parte del ganadero que sufre los ataques de los lobos y que dañan su ganado. Del ganadero que cuida de su ganado, que lo protege, que lo mantiene limpio y saneado, etc. Ese ganadero tendrá siempre el favor del movimiento ecologista, puesto que la conservación de los ecosistemas se apoya en gran parte en su trabajo.

Ecologistas en Acción defiende a la agricultura y ganadería sostenibles de las empresas multinacionales que pretenden acabar con ella imponiendo cultivos, terratenientes que se benefician de grandes subvenciones sin saber cómo se trabaja al campo. Defendemos ante Europa una gestión sostenible del campo, el apoyo a los productos de calidad, el pago por servicios ambientales, etc.

Las organizaciones ecologistas velamos por el interés general sin otra motivación que la de proteger al buen ganadero y al carnívoro superior más importante de nuestros ecosistemas y, gracias al cual, las administraciones reciben mucho dinero. El lobo es una especie vital en los ciclos biológicos, un depredador fundamental que debe existir en nuestro monte mediterráneo porque cumple una función que ningún otro depredador, incluido el ser humano, puede cumplir porque favorece la existencia de ecosistemas complejos de los que todos nos beneficiamos. Por tanto es necesario que empecemos a valorar al lobo en su justa medida, que se hable de él en los medios de comunicación como eslabón de la cadena de la vida, que trae recursos económicos a nuestro medio rural, otros modelos de desarrollo, asentamiento de población y con un papel imprescindible en los ecosistemas.

Ecologistas en Acción de Salamanca recordamos que nuestras reivindicaciones se basan siempre en los tres pilares siguientes:

1. Analíticas genéticas para asegurar de forma contundente que el ataque ha sido causado por lobos y no por perros asilvestrados. Problema derivado del abandono y la dejadez con la que son tenidos los perros en el medio rural (más control también sobre este asunto). La hemeroteca refuerza esta tesis.

2. Ayudas por parte de la administración regional, e interés y obligatoriedad del ganadero, de implantar medidas preventivas en sus explotaciones. La precaución es siempre la mejor aliada, los ataques y sus consecuencias se minimizan extraordinariamente con vallados adecuados y con perros mastines bien cuidados que defienden al ganado y lo protegen.

3. Que la administración pague los daños causados por lobos, habiendo sido confirmados realmente y valorando las medidas de seguridad que tenga implementadas el ganadero, con celeridad para que el daño y la sensación de revanchismo disminuyan.




Visitantes conectados: 184