Incumplimiento de una resolución firme en una finca de caza

16 años después de la primera denuncia de Ecologistas en Acción y de una posterior resolución judicial firme del 2014 del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, el propietario de la finca de caza “Huerto-Cepas”, ubicada en el término municipal de Espiel, sigue sin retirar la cerca cinegética y la alambrada electrificada perimetral.

Ecologistas en Acción considera lamentable que a pesar de la firmeza de varias sentencias y a la inexcusable obligación de cumplirlas, la propiedad de esta finca de caza, incumpla con su desafiante actitud, el cumplimiento de una resolución judicial firme que le obliga a retirar las cercas y restablecer la legalidad medioambiental vulnerada. Porque, a pesar de que ha transcurrido ya más de un año de la sentencia nº 1143/2014 contra la que no cabe recurso alguno, las cercas no han sido retiradas.

La instalación de las mismas, vulnerando la normativa medioambiental, dio lugar a la incoación de expediente sancionador por parte de la Delegación Territorial de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en Córdoba, a instancia de varias denuncias de Ecologistas en Acción a lo largo de varios años, que finalizó con la imposición de una importante sanción económica y la obligación de retirar ambas cercas. Sanción que recayó firme tras los numerosos recursos desestimados en distintas instancias judiciales.

Por todo ello que hemos considerado necesario dar cuenta al Ministerio Fiscal por si los hechos relatados pudieran ser constitutivos de ilícito penal.

Igualmente, esta asociación considera absolutamente rechazable que a pesar de no retirarse el vallado cinegético y la alambrada electrificada ilegales por sentencia judicial, el pasado día 31 de enero, se celebró una batida de jabalí, en una finca, que al menos, hasta el año 2014, no contaba con el correspondiente y obligatorio Plan de Aprovechamiento Cinegético. Todo hace pensar, que la Administración ambiental autonómica, ha declinado, no sabemos por que motivo o razón, a las prerrogativas que la ley le confiere, permitiendo, y no es la primera vez en estos últimos años, mantener la actividad cinegética al propietario de la finca anteriormente señalada.

Esta finca reúne un dilatado historial de expedientes administrativos por colocación de métodos no selectivos de caza y de cercas ilegales, y una denuncia y condena por delito penal (retención de un agente de la autoridad), entre otras. La mayoría de los expedientes abiertos fueron posibles gracias al trabajo de campo que viene desarrollando Ecologistas en Acción desde hace casi tres décadas.




Visitantes conectados: 160