Humedales olvidados, el Salar de los Canos y la Ribera de la Algaida

En el Día Mundial de los Humedales Ecologistas en Acción y Serbal recuerdan los humedales olvidados de la provincia, el Salar de los Canos y la Ribera de la Algaida.

Con motivo de la celebración del Día Mundial de los Humedales, 2 de febrero, Ecologistas en Acción denuncia un año más la grave situación en la que se encuentran la mayoría de los humedales almerienses.

Los humedales de Almería en general y el Salar de los Canos de Vera y la Ribera de la Algaida de Roquetas de Mar en particular, son los grandes olvidados por parte de la Junta de entre los humedales andaluces.

De los tres humedales almerienses catalogados como RAMSAR (convenio internacional de protección de estos ecosistemas) sólo uno, las Salinas de Cabo de Gata, cuenta con el órgano de participación que le corresponde, gracias a que está dentro de un Parque Natural. Para el resto, a diferencia de los humedales de otras provincias, no existe dicho órgano de participación, obligatorio por ley. Así, Punta Entinas-Sabinar y las Albuferas de Adra, humedales de importancia internacional, no cuentan con el correspondiente patronato que vigile y atienda a sus graves problemáticas.

Por otro lado, el humedal de la Cañada de las Norias, uno de los más importantes de la provincia desde el punto de vista ornitológico afronta graves problemas de conservación debido al abandono por parte de las administraciones públicas.

Del mismo modo, humedales que cumplen los requisitos para ser incluidos como mínimo en el Inventario de Humedales Andaluces, han sido ignorados por todas las administraciones anteriores. Se trata de El Salar de los Canos, en Vera, y de la Ribera de la Algaida, en Roquetas de Mar. Hábitats de Interés Comunitario, especies de fauna y flora protegidas, así como un importante legado cultural, se conjugan en estos espacios y los hacen dignos, como al que más, de ser nombrados Humedales Andaluces.

En 2009, tras varias denuncias y solicitudes de protección, Ecologistas en Acción cursó petición formal para que dichos humedales fueran reconocidos como lo que son, hábitats de gran valor ambiental, social, cultural e incluso económico, que va más allá de los intereses especulativos que en aquel entonces planeaban sobre ellos.

Tras ser apoyada dicha solicitud por la propia de Delegación de Medio Ambiente de Almería y presentar ésta una propuesta basada en la ecologista ante la Consejería, la actitud de los responsables del momento fue la de mirar para otro lado e ignorar dichas peticiones. Sin argumentos.

Siete años después, Ecologistas en Acción de Roquetas de Mar, junto a Serbal, Sociedad para el Estudio y Recuperación de la Biodiversidad Almeriense y Ecologistas en Acción de Levante vuelven a iniciar el procedimiento de inclusión de dichos humedales en el Inventario. En esta ocasión, con gente trabajando en la zona, el compromiso de Ecologistas en Acción es no cejar en el propósito hasta conseguirlo. La normativa andaluza es clara y así lo ven tanto los ecologistas como los técnicos provinciales de Medio Ambiente. Dichos humedales cumplen los requisitos para ser declarados Humedales Andaluces e incluso para ser protegidos con figuras de rango superior como ZEC o Reservas Naturales.

La razón de que hasta ahora la Junta no se haya atrevido a dicha designación, está vinculada a los intereses urbanísticos que planeaban sobre esas zonas. En el caso de la Ribera de la Algaida, el Ayto de Roquetas recurrió el deslinde que incluía el humedal en el Dominio Público Marítimo-Terrestre, con lo que dicho deslinde aún no se ha producido. Esto, no obstante, no es óbice para su reconocimiento como humedal.

En el caso del Salar de los Canos, declarado urbanizable en el PGOU de Vera, la Junta intentó en un primer momento que se protegiera pero finalmente cedió ante el ayuntamiento y no le obligó a cambiar el ordenamiento. Por suerte, el actual consistorio ha declarado ya su interés en fomentar la conservación del Salar, apoyando actividades educativas divulgativas.

Por todo ello, desde Ecologistas en Acción se considera este un magnífico momento para proteger ambos humedales, y que la Junta de Andalucía junto a los ayuntamientos implicados y agentes sociales interesados, fomenten su conservación y los usos didácticos y recreativos de los mismos. Ambos son auténticos pulmones verdes para sus municipios, ya que al mantener agua todo el año, presentan grandes masas de vegetación con tantos consabidos beneficios para las poblaciones colindantes.

¡MÁS SALARES Y MENOS SOLARES!




Visitantes conectados: 239