El Ayuntamiento licita la compra de doce autobuses diésel, los más contaminantes

Entre los actos de presentación de los últimos cinco autobuses híbridos adquiridos por el Ayuntamiento de Valladolid, celebrados los pasados 19 de julio y 30 de agosto, la empresa municipal AUVASA ha licitado la compra de doce autobuses diésel por un importe de 2,9 millones de euros, cuyo plazo de presentación de ofertas finaliza hoy.

Ecologistas en Acción considera que apostar por el gasóleo, el combustible de automoción más contaminante, supone un serio retroceso en el objetivo de conseguir un transporte público urbano limpio, que contraviene la política iniciada por el Ayuntamiento hace ya dos décadas de incorporación de autobuses con combustibles menos contaminantes, como el gas licuado de petróleo (GLP) o, más recientemente, los vehículos híbridos adquiridos y presentados este verano

Se trata de una decisión incoherente con el objetivo electoral de mejorar la calidad del aire en la ciudad, dado que el transporte público representaba en 2014 la décima parte de las emisiones contaminantes totales del transporte en Valladolid, en un momento en el que AUVASA está rebajando el consumo de GLP, ha suprimido el de biodiesel y, en cambio, aumenta fuertemente el consumo de gasóleo y consecuentemente las emisiones al aire de partículas y dióxido de nitrógeno.

Por ello, Ecologistas en Acción trasladó el pasado 28 de julio a los concejales de Movilidad y Medio Ambiente, Luis Vélez y María Sánchez, la necesidad de que el Ayuntamiento mantenga la apuesta por combustibles alternativos al gasóleo, como el GLP, el gas natural comprimido o licuado o vehículos eléctricos e híbridos como los recientemente presentados, evitando la compra de nuevos vehículos únicamente diésel cuya única justificación es al parecer su menor precio.

A la vista de la posterior licitación de los doce nuevos autobuses diésel, los ecologistas piden públicamente al Ayuntamiento la rectificación de una decisión errónea e incoherente que consideran muy lesiva para la salud y el medio ambiente de Valladolid, procediendo a anular el expediente de contratación y consultando la decisión a los Consejos municipales de Movilidad y de la Agenda 21 Local, sobre la base de un estudio de alternativas de combustible hoy inexistente.

La elección del combustible o la mezcla de combustibles del transporte público urbano es una decisión estratégica que tiene una gran importancia ambiental, económica y social, por lo que no puede improvisarse o variarse en cada contrato de adquisición de autobuses. Ecologistas en Acción pide por ello al Ayuntamiento una reflexión seria y participada sobre esta cuestión transcendental.

Por otro lado, los ecologistas advierten que los nuevos autobuses híbridos que han entrado en funcionamiento en la línea 7 están circulando únicamente con gasóleo, al no haberse instalado todavía en las paradas los postes cargadores de electricidad, por lo que urge al Ayuntamiento a que se construyan dichos cargadores lo antes posible, para aprovechar la ventaja ambiental de los autobuses híbridos, que es el consumo de electricidad en lugar de gasóleo.




Visitantes conectados: 329