El parque natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre

Asistimos en los últimos tiempos a un agravamiento de los peligros que se ciernen sobre el entorno privilegiado de la Montaña Palentina, decimos agravamiento pues problemas de conservación y de respeto al medio siempre los ha habido. Los valores que presenta esta zona la llevaron a ser declarada con una figura de protección que, en teoría, sirviera para preservarla y resaltar sus valores sociales, ambientales y porque no decirlo, de fondo para las fotos de políticos ávidos de protagonismo y de minutos en los medios de comunicación.

Pasados unos pocos años desde esta declaración de Parque Natural nos encontramos con una serie de graves problemas que afectan a la integridad de estos valores y que poco a poco van transformando este valioso patrimonio en un circo al servicio del capital-especulativo que se nos presenta como el verdadero salvador de la zona norte palentina.

Estos salvadores vienen a aportar el capital “privado” (vía subvenciones europeas en zonas deprimidas) que las administraciones no han sabido y no han querido aportar en estos 25 años de democracia y que han llevado a esta provincia, y especialmente al tercio norte, a una despoblación alarmante y a un envejecimiento de la misma muy superior a la media nacional.

Entre los problemas que acucian a este espacio destacamos:

*** La irrupción de nuevos alcaldes venidos de las grandes ciudades que pretenden transformar los pueblos en atracciones turísticas, aun a costa de limitar e incluso prohibir las actividades tradicionales. El caso de Verdeña es significativo, después de empadronar a toda la familia para salir elegido alcalde de esa pequeña pedanía de Cervera de Pisuerga, edita bandos donde se prohíbe tener leña en la calle, se prohíbe que las vacas anden por las calles del pueblo, destruye el antiguo pilón para hacer una especie de fuente de corte andaluz sin autorización alguna, y así podríamos seguir.

*** La entrada en escena de la alcaldesa “verde” de Palencia, Josefina Fraile, que aprovechando la coyuntura del ecologismo accedió al sillón de la alcaldía de Velilla y ahora después de un tiempo saboreando el puesto es una de las más fervientes defensoras del proyecto de estación de esquí alpino de San Glorio.

*** La aparición de dos osos muertos en los últimos meses, uno envenenado y otro “cazado” y las sorprendentes declaraciones de Guillermo Palomero quitando hierro al asunto cuando se han cargado casi el 10% de la población oriental de oso pardo cantábrico y se tira por la borda el trabajo y el dinero invertido (casi 2000 millones de pesetas), creemos que la reacción más lógica hubiera sido pedir más medios a la administración regional, pedir a esa administración, que le subvenciona varios proyectos con muchos miles de euros, que no siga con la idea San Glorio ya que alterará y reducirá irremediablemente el poco espacio que le queda al plantígrado. Que estas posturas las defienda en el Consejo Rector del Parque como representante de los grupos ecologistas, que no se ampare en el suplente para no dar la cara.

Queremos dejar claro que esto no es una crítica a la Fundación Oso Pardo, a la que apoyamos, sobre todo por el gran y dificil trabajo de sus guardas.

*** Desde la administración regional se sigue considerando este entorno como una zona cinegéticamente privilegiada, sigue conservando la figura de Reserva Nacional de Caza. Una de las importantes y graves consecuencias son las desmesuradas y desproporcionadas manadas de venados que están provocando una gran erosión, graves daños en la masa arbórea y en los prados y desplazando a otras especies autóctonas.

Para mantener la riqueza cinegética, según la lógica del cazador, es que no existan depredadores por lo que desde las altas instancias de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en Palencia hay orden, no escrita por supuesto, de eliminar a aquellas "alimañas" que causan grandes bajas entre las especies más apreciadas por las escopetas. Así los lobos, en el Parque Natural no son bien vistos, por ello hay orden a la guardería forestal de acabar con ellos, de paso algunas veces, tambien dejan sin perros a algún ganadero de la zona.

*** No queremos pasar por alto los trabajos selvícolas, el poco control que se ejerce sobre ellos. La corta y desbroce de más pies de los autorizados con la complacencia de algunos guardas y de la población local que asiste impasible al robo de sus recursos delante de sus propias narices, pero como dan trabajo precario y temporal pues sea bienvenido. La maquinaria pesada utilizada para estos trabajos que supone una gran alteración sobre el paisaje, las especies y la destrucción del suelo.

*** Las minas a cielo abierto en el Pre-Parque suponen un importante freno en la expansión de determinadas especies y una afección irreversible sobre la zona afectada.

Todas estas consideraciones nos llevan a la conclusión de la ineficacia de las administraciones regionales y locales para desarrollar esta zona de una manera respetuosa con el medio ambiente. De los pocos recursos destinados a mantener y fijar población (sanidad, educación, tranporte) y de las facilidades que se dan: a especuladores, grandes empresarios, cazadores que pagan importantes sumas por matar un venado, un rebeco, o porque no un lobo.

Lo que nos hace pensar que estamos asistiendo a la lenta agonía, previa a la muerte, si alguien no lo remedia, de este maravilloso espacio Natural.




Visitantes conectados: 423