Grave negligencia en la inspección de la EDAR Las Galeras

Acusan a Caraballo de grave negligencia en la inspección de la EDAR Las Galeras.

En dos años no ha realizado ninguna inspección ni informe advirtiendo de su mal funcionamiento.

Diluvia sobre mojado. En pleno proceso de privatización de APEMSA, en junio de 2014, a Damián Bornes –entonces Teniente de alcalde de Obras y Mantenimiento Urbano-, no se le ocurrió mejor idea que encomendar al “Servicio Municipal del Área de Medio Ambiente, bajo la dirección y responsabilidad del Jefe del Servicio D. Antonio Caraballo Crespo, la inspección del Plan de Vigilancia Ambiental de Vertidos y la inspección de las analíticas de las aguas residuales…”. Esta función la ha ejercido teóricamente el sr. Caraballo durante dos años, hasta el 27 de mayo de este año, en el que fue cesado por decreto de la actual concejala de Obras y Mantenimiento Urbano. ¿Qué ha inspeccionado el sr. Caraballo en estos dos años? Nada. No consta en el Ayuntamiento informe ni acta alguna de inspección. ¿Qué hicieron la anterior y el actual concejal de Medio Ambiente ante tanta negligencia? Nada.

Hace ya un año Ecologistas en Acción solicitó al alcalde y presidente de APEMSA las actas e informes de inspección encomendada al sr. Caraballo… sin contestación. Ante nuestra insistencia nos remitieron un informe fechado el 16 de mayo, firmado por el Jefe de Sección de Litoral y Desarrollo Sostenible, con el Vº.Bº. de Antonio Caraballo. Sorprende que la alcaldía solicite un informe “sobre las actuaciones de inspección y vigilancia llevadas a cabo en la EDAR”, y que el responsable de dicha inspección no redacte ningún informe, ni firme en calidad de tal inspector.

Foto del acto de colocación de una bandera negra en la puerta de la EDAR Las Galeras

Este informe se ha emitido con posterioridad a nuestra solicitud de que “Se nos aporte los informes y actas de inspección realizados por el sr. Caraballo en su función como inspector municipal de Vigilancia Ambiental de Vertidos de la empresa Apemsa”. Por tanto, no se nos ha aportado ningún informe ni acta de inspección realizados por el sr. Caraballo durante los dos años que ha ejercido esta función como inspector. El informe no menciona plan alguno de inspección para supervisar y garantizar el cumplimiento de la normativa de depuración de aguas residuales, ni se informe sobre las actuaciones de inspección realizadas, por lo que cabe deducir su inexistencia.

El informe se basa en las analíticas de la propia Aqualia-FCC, concesionaria de la gestión de la EDAR, sin advertir que su laboratorio no está homologado, y omitiendo las analíticas realizadas por la CMAOT con analíticas periódicas realizadas en laboratorio homologado, que sistemáticamente aportan datos muy negativos de los parámetros de calidad del agua en los efluentes de la EDAR. Se omiten también los requerimientos de la CMAOT para que se contrate un laboratorio homologado ante la falta de fiabilidad del laboratorio de Aqualia-FCC.

En el informe se asegura que se ha realizado “Un seguimiento de los Informes Periódicos de Gestión y de la Declaración Anual de Vertidos…”, cuando no consta ningún informe de seguimiento y, esto es más grave, aún, no se advirtió de los continuos vertidos de aguas deficientemente depuradas, que han llevado a la pérdida de Banderas azules.

Caraballo asegura que tanto en 2014 como en 2015 se han cumplido con los parámetros de depuración establecido en el Decreto 509/1996, lo que es manifiestamente falso, dando por buenos los datos aportados por Aqualia-FCC sin comprobación alguna. Se llega incluso a falsear el número de analíticas realizadas en este periodo y el resultado de las mismas. En contra de lo afirmado por el “inspector” Caraballo, las analíticas realizadas por la CMAOT en 2014 y 2015 de los efluentes de la EDAR Las Galeras demuestran una superación generalizada de los límites máximos permitidos legalmente y en las cláusulas de la concesión administrativa de que goza Aqualia-FCC. La fe del sr. Caraballo en la gestión de Aqualia-FCC llega al límite de augurar que en 2016 “el cómputo de muestras conformes permanecerán dentro de los límites normativos establecidos”. Este apoyo incondicional a la gestión de Aqualia-FCC no debe tener nada que ver son la contratación de un familiar próximo sin concurso alguno en el CRA, equipamiento municipal gestionado por FCC.

En el informe también se omiten los expedientes incoados por la CMAOT a Aqualia-FCC por el mal funcionamiento de la EDAR, y las numerosas denuncias remitidas al Ayuntamiento por Ecologistas en Acción y la Plataforma Apemsa no se vende, en las que se adjuntaban numerosa pruebas documentales de los incumplimientos de los parámetros de vertidos de aguas residuales desde la EDAR Las Galeras.

La incompetencia llega al límite de ni siquiera haber requerido a la CMAOT los informes anuales de cumplimiento de la Directiva 91/271. En el informe del periodo 2011-2014 podía haber comprobado que la EDAR Las Galeras no ha cumplido con los parámetros de depuración exigidos en esta Directiva de la UE en ninguno de estos cuatro años. Lo mismo ha pasado en 2015, pero el inspector municipal de vertidos no se ha enterado. ¿Es posible más negligencia en el cumplimiento de una función pública de la que depende la salud de las personas y la protección del medio ambiente?.

Ecologistas en Acción ha remitido un amplio informe al alcalde en relación con los incumplimientos de las funciones encomendadas a la inspección municipal de vertidos, solicitando:

· La incoación del correspondiente expediente sancionador contra el responsable de la inspección municipal de Vigilancia Ambiental de Vertidos de la empresa Apemsa por las gravísimas negligencias detectadas en el ejercicio de esta función, y por falsedad documental.

· La incoación de los correspondientes expedientes sancionadores contra la empresa concesionaria de la EDAR Las Galeras por graves incumplimientos de Aqualia-FCC de la normativa de vertido de aguas residuales depuradas, de la Autorización de vertidos y de las propias cláusulas de la concesión administrativa para la gestión de la EDAR en favor de Aqualia-FCC.

· Se proceda a incoar y resolver con la máxima urgencia el expediente de rescisión del contrato suscrito entre Apemsa y Aqualia-FCC para la gestión de la EDAR Las Galeras, por causa de incumplimiento grave por la empresa.

· Que se depuren responsabilidades políticas en el Área de Medio Ambiente por su manifiesta incompetencia en la supervisión de los vertidos de la EDAR Las Galeras y en el cumplimiento de las funciones encomendadas de inspección medioambiental de APEMSA.

Por toda respuesta, la Teniente de Alcalde de Gobierno y Organización nos ha comunicado que “damos traslado de su solicitud al área de Medio Ambiente así como al Gabinete de Alcaldía para su conocimiento y efectos oportunos”. O sea, le remiten a Caraballo la denuncia contra Caraballo, por lo que el destino más probable de la misma puede ser algún cajón lleno ya de denuncias.

Caso de seguir sin actuar contra Aqualia-FCC por sus incumplimientos de las condiciones de la concesión de gestión de la EDAR Las Galeras, y contra los responsables de supervisar el cumplimiento de esta concesión, Ecologistas en Acción estudiará la interposición de sendas denuncias penales por presuntos delitos de prevaricación por omisión, falsedad documental y malversación de caudales públicos.




Visitantes conectados: 476