Clamor popular contra las tierras raras

Ecologistas en Acción de Ciudad Real coincide con la Plataforma Sí a la Tierra Viva en su denuncia pública sobre la ausencia de transparencia en el proceder administrativo de los proyectos de tierras raras en el Campo de Montiel y en la calculada ambigüedad del Gobierno de Castilla-La Mancha. Mientras tanto, las gentes de Torrenueva siguen visibilizando su rechazo contundente a la implantación en su territorio de esta industria minera.

Un síntoma del estado de la cuestión es que los vecinos de Torrenueva han podido constatar que el corral donde Quantum Minería S.L venía realizando de manera clandestina el cribado de tierras para la separación experimental de la monacita, ha servido como planta piloto encubierta de tierras raras auspiciada por la Unión Europea. Al carecer de licencia de actividad municipal, tuvo que ser clausurado a raíz de la denuncia de la Plataforma Sí a la Tierra Viva. Para Ecologistas en Acción, resulta intolerable que esta información haya sido ocultada a la población y que un programa minero como este, que puede definir el futuro social y ambiental del Campo de Montiel, esté en manos de empresas foráneas que no son respetuosas ni con el medio ambiente ni con la legislación básica, y que escapan al control democrático.

Quantum Minería S.L cuenta con el paraguas de multinacionales del sector minero y profesores de la Universidad Politécnica de Madrid (impartiendo a sus alumnos “clases prácticas” en la presuntamente ilegal planta de tratamiento de tierras raras). Nos gustaría tener la oportunidad de explicar a los alumnos de la Universidad Politécnica de Madrid por qué los vecinos de los pueblos afectados no quieren la extracción de tierras raras y entiendan que antes que los números y los rendimientos económicos están las comunidades locales, cuyos usos sostenibles han hecho posible que el Campo de Montiel represente hoy en día una comarca de gran valor ecológico, refugio de las últimas poblaciones de algunas de las especies más amenazadas del mundo, como el lince ibérico, el águila imperial y la cigüeña negra, y un potencial modelo de desarrollo rural gracias a sus denominaciones de origen y al ecoturismo.

Torrenueva y el Campo de Montiel, junto a miles de personas de Castilla - La Mancha amantes de la naturaleza y del medio rural, no quieren la minería de tierras raras y reclaman al Gobierno regional que haga caso a su Parlamento y a la Defensora del Pueblo, paralizando y cancelando definitivamente proyectos desarrollistas y destructivos ajenos a las aspiraciones y voluntad de los pueblos e incompatibles con las directivas comunitarias que emplazan a la conservación de hábitats prioritarios y a la biodiversidad amenazada.

Una prueba palpable de la expresión popular tuvo lugar el pasado 6 de diciembre, Día de la Constitución, a las 8 de la tarde, cuando unos 1.500 vecinos de Torrenueva (población que cuenta con 3.000 habitantes) salieron a la calle pacíficamente portando una vela encendida por su tierra y en defensa de los principios democráticos recogidos en la Constitución, frente a la imposición de intereses corporativos y estratégicos que ponen en peligro su forma de vida, su identidad y patrimonio natural.

En la convocatoria, se pidió al Gobierno de Castilla - La Mancha respeto a la Constitución y el cumplimiento de las resoluciones del propio Parlamento autonómico, que votó a favor del archivo de los planes extractivos el pasado 19 de mayo. Así como a tener en cuenta las indicaciones de la Defensora del Pueblo, quien en un informe advertía “de la no disponibilidad de recursos hídricos para acometer los proyectos mineros”, desautorizando a la Administración de Minas.

La Junta de Comunidades de Castilla - La Mancha no debería, por más tiempo, permanecer impasible a los llamamientos de toda una comarca y de los múltiples colectivos sociales, sindicatos, Ayuntamientos, organizaciones agrarias y especialistas multidisciplinares levantados contra la minería de tierras raras.




Visitantes conectados: 504