Se reanudan las roturaciones en el monte de Sigueruelo

  • Tras ser desestimado el recurso presentado por Ecologistas en Acción de Segovia, se reinicia la apertura de pistas y la eliminación de la vegetación natural.
  • Diversas organizaciones de defensa ambiental se han dirigido a la Dirección del Parque Natural de Guadarrama pidiendo que intervenga para impedir la destrucción definitiva del Monte.

La semana pasada se reanudaron de los trabajos de roturación en el monte de Sigueruelo, en zona de laderas altas y cumbres del Parque Natural de la Sierra Norte de Guadarrama. La intervención afecta a una amplia franja de terreno que asciende hasta la misma cumbre y que, en su día, no fue sometida a las “repoblaciones forestales” al uso, por lo que había recuperado, de forma natural, un rico tapiz vegetal: en las zonas bajas y medias, el terreno está salpicado de pinos silvestres, robles melojos, sabinas albares y acebos. Entre el arbolado crece un denso matorral, con brezales y enebrales rastreros.

Lo más incomprensible de esta intervención –que pretende sustituir una rica vegetación natural por una plantación de pinos de escasa rentabilidad y nulo valor ecológico– es que se realiza gracias a la existencia de subvenciones públicas otorgadas por la propia Junta de Castilla y León.

Tras la reanudación de las obras, diversas asociaciones conservacionistas, entre ellas Ecologistas en Acción de Segovia, la Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono y la Red Ambientalista Segoviana [1], se han dirigido a la directora del Parque Natural, Patricia Riquelme, y al Consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones y Fernández, para solicitar su intervención en el caso, con objeto de impedir daños irreversibles e injustificables sobre el patrimonio natural de la Sierra de Guadarrama.

Las asociaciones han argumentado ante los responsables de la Junta de Castilla y León que la roturación del monte de Sigueruelo contradice los objetivos prioritarios establecidos en la declaración del Parque Natural y vulnera las directrices establecidas en el Plan de Ordenación de los Recursos naturales de la Sierra de Guadarrama.

El Decreto 4/2010, de 14 de enero de la Junta de Castilla y León establece como objetivo prioritario del Parque Natural de la Sierra Norte de Guadarrama (artículo 10): …conservar y proteger sus valores naturales, hábitats, flora, fauna, modelado geomorfológico, y paisaje, preservando su biodiversidad y manteniendo u optimizando la dinámica y estructura de sus ecosistemas, entre los que destacan diferentes tipos de bosques en buen estado de conservación (pinares silvestres, rebollares, enebrales, encinares, fresnedas, etc), los interesantes matorrales y pastizales propios de la alta montaña mediterránea, los complejos de roquedos y pedreras de origen periglaciar o las manifestaciones puntuales de humedales mediterráneos y turberas de montaña.

Resulta evidente que la intervención subvencionada por la Junta en el monte de Sigueruelo es incompatible con los objetivos descritos, ya que altera el modelado geomorfológico y el paisaje y reduce la biodiversidad de manera drástica, incluyendo “los interesantes matorrales y pastizales propios de la alta montaña mediterránea”.

En lo que toca al Plan de Ordenación de los Recursos Naturales, la actuación en curso en el Monte de Sigueruelo contradice las siguientes directrices contenidas en el artículo 23 del PORN citado:
- La gestión de la vegetación de este Espacio Natural deberá garantizar, entre sus objetivos prioritarios, el mantenimiento de un favorable estado de conservación de los hábitats naturales y de los hábitats de las especies, en el sentido que recoge la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, y promover su regeneración natural para evitar su deterioro.
- Se promoverá el mantenimiento de una estructura vegetal compleja en el conjunto del Espacio Natural, favoreciendo en lo posible la diversidad estructural vertical en las masas arboladas y procurando un adecuado mosaico bosque-matorral-pastizal.
- De forma compatible con estos principios y con el resto de objetivos del Espacio Natural, en determinadas áreas, se promoverán actuaciones de restauración forestal orientadas a facilitar la regeneración de la vegetación correspondiente a las etapas sucesionales más maduras, así como actuaciones de gestión forestal que favorezcan, en especial, la evolución espontánea hacia los hábitats forestales arbolados, así como a la implantación y mejora del hábitat de las especies de interés, recogidas en los anejos de este Plan.

En resumen, la respuesta de las autoridades públicas ante las roturaciones en el Monte de Sigueruelo constituye una auténtica prueba de credibilidad para las políticas de conservación planteadas por la Junta de Castilla y León en Guadarrama y muy en concreto para el Parque Natural de la Sierra Norte de Guadarrama particular, creado por la Junta en 2010 y que corre el riesgo de convertirse en mero papel mojado.




Visitantes conectados: 444