Málaga ciudad: Acción simbólica por Palestina

30 de marzo, el Día de la Tierra en Palestina.

Esta fecha tiene significado para palestinas y palestinos desde que en 1976 fueron asesinados 7 jóvenes civiles1(ciudadanos israelíes), integrantes de una convocatoria de huelga general para la denuncia del continuo robo de tierras palestinas por parte de Israel. Por ello es importante comprender la relevancia que tiene para el pueblo palestino el arraigo a la tierra y sus frutos, siendo su cuidado y conservación un signo de identidad cultural para ellos. Este hecho es aprovechado por el Estado de Israel como una estrategia más de colonización y limpieza étnica, así como de destrucción de su identidad y eliminación de su presencia en el territorio. Para ello no sólo arranca y destruye incesantemente sus olivos, sino que muchos de ellos son trasladados a tierras israelíes, a colonias ilegales e incluso a restaurantes de moda. Como una apisonadora, sin descanso, ha llegado a arrancar más de 800.000 olivos, más árboles de los que hay plantados actualmente entre París y Madrid, muchas veces olivos centenarios como los de la localidad de Qenya, cerca de Ramallah. Además, las autoridades de Israel están arrasando espacios con gran valor ecológico como es el caso de la zona de manantiales de Wadi Al-Majrur, en la región de Belén.

No podemos, ni queremos, olvidar la situación de apartheid que sufre Palestina por parte de este estado opresor, hecho declarado y reconocido dentro y fuera de Israel. Los palestinos viven una situación de segregación racial, fragmentación territorial y aislamiento de sus tierras y bienes, y este maltrato y expolio les afecta, además, diariamente y en cada movimiento.

Según el informe reciente de la ONU, de la Comisión Económica y Social para la Región Este de Asia (por sus siglas, ESCWA), la situación de apartheid debe ser reconocida y da la razón a la campaña internacional de Boicot, Desinversiones y Sanciones.

En estos momentos existe además el rechazo manifiesto por parte de Naciones Unidas a la decisión de Israel de construir más de cinco mil nuevos asentamientos en los Territorios Palestinos Ocupados, siendo una exigencia de la sociedad civil mundial el fin de la ocupación y de todos los asentamientos. Estos asentamientos y sus vías de comunicación tienen un impacto negativo en la capacidad que tiene Palestina de gestionar sus propios recursos naturales. Por ejemplo, existe una alarmante disminución del nivel freático; el bosque de Umm ar-Rihan, cerca de Yenín, ve disminuir su extensión debido a los asentamientos ilegales; y la región de Umm as-Safa, refugio del águila pomerana, se ve amenazada por los entrenamientos militares del ejército israelí.

Igualmente, pedimos el cumplimiento de la sentencia del Tribunal Internacional de Justicia de la Haya que exige el desmantelamiento del Muro de Anexión y Apartheid construido por Israel en territorio palestino, un muro que destruye los recursos naturales y paisajísticos de Palestina.

A semejanza de la campaña en Sudáfrica, Palestina hizo un llamamiento internacional el 9 de julio de 2005, y nos emplazó a desarrollar la campaña de BDS4 (Boicot, Desinversiones y Sanciones), que nace como una lucha legítima de resistencia pacífica, brota de un llamamiento popular y civil palestino (une a más de 170 asociaciones) y tiene como misión recordarnos que es una obligación para todos y todas, entre otras acciones, no aceptar la convivencia normalizada con ninguna de las instituciones y personas que representan o son financiadas por el Estado de Israel. Como hemos citado anteriormente, incluso informes de Naciones Unidas avalan esta campaña y le dan completa legitimidad.

Personalidades como Stephen Hawking, los premios Nobel Stephane Hessel, José Saramago y Desmond Tutu, la analista Naomi Klein, el escritor Eduardo Galeano, el filósofo Slavoj Zizek, el estudioso y flamencólogo Juan Pinilla, el poeta granadino Luis García Montero se han convertido en las primeras caras visibles de este movimiento y sus declaraciones se incluyen en la publicación de una guía de Boicot Cultural, entre otras personas solidarias y comprometidas.

Como en todas y cada una de las ocasiones, Israel pretende realizar un inaceptable lavado de imagen, buscando la “normalización” en el panorama internacional. En esta línea, los próximos días visita Málaga la cantante Noa, conocida por sus intentos de ser el rostro amable de Israel, representándolo en Eurovisión. Ella es el rostro de un estado que se declara amante de la cultura y la paz y califica el movimiento de Boicot, Sanciones y Desinversiones (BDS) como un movimiento antisemita e intelectualmente muy violento.

Para nuestra sorpresa Andalucía se ha convertido en tierra acogedora para la embajada de Israel, celebrando “El mes de Israel en Andalucía”5, con diversos actos en distintas provincias. En Málaga ha tenido lugar un encuentro cinéfilo con el pase de una película israelí en el cine Albéniz el día 15 y un encuentro culinario de chefs en El Pimpi el próximo día 25 de marzo. La embajada de Israel lo promueve e instituciones públicas y empresas privadas andaluzas lo apoyan.

Todos estos actores y participantes deben saber que están siendo cómplices de un estado sionista que practica el apartheid y es por ello que hacemos un llamamiento a la responsabilidad de cada uno de nosotros, que pensemos que no es inocente ir a escuchar a Noa, o participar de cualquier forma en estos actos organizados en Málaga o en Andalucía, pues contribuimos a la normalización de un estado genocida e incumplidor del Derecho Internacional y de los Derechos Humanos.

Nuestra campaña, con cada vez más seguidores, continuará hasta que se consiga:

1. El fin de la ocupación de Cisjordania, Jerusalén Este y Franja de Gaza, territorios ocupados ilegalmente por Israel en 1967.

2. El derecho al retorno de los 7,5 millones de refugiados y refugiadas palestinas que no pueden volver a Palestina.

3. El reconocimiento de la igualdad efectiva de la ciudadanía árabe-palestina dentro de Israel.

Concluimos con un llamamiento a sumaros a la Campaña BDS, ya que ésta se puede realizar de forma individual o colaborando con los diversos colectivos andaluces. A malagueñas y malagueños les proponemos, hoy, una acción solidaria y simbólica acorde con este importante día: ACOMPAÑARNOS A PLANTAR UN OLIVO, EL OLIVO DE LA RESISTENCIA. El olivo es un árbol mediterráneo propio de la tierra palestina, en cuya economía juega un papel muy importante. Un árbol que se identifica con la resistencia y representa la lucha pacífica del pueblo palestino contra la ocupación y el genocidio israelí. Un símbolo de los miles de olivos que se arrancan cada día de las tierras palestinas y como signo de apoyo a una causa, que no es más reclamar justicia, libertad y autodeterminación para el pueblo palestino.

Por el fin de la Ocupación, Por el fin del Apartheid.

TE ESPERAMOS EN “EL CAMINITO”, HUERTO URBANO (espacio municipal)
(C/ Zurbarán, Fuente Olletas). Málaga ciudad.
FECHA 1 de abril, sábado, 12:00 h.
Crearemos así un vínculo con Palestina, que huela a tierra, que sea un testigo de su lucha, que sirva para recordar su causa.

NO ACOMPAÑES A NOA EN SU VISITA A MÁLAGA !!
NO Al “MES DE ISRAEL” EN ANDALUCÍA !!
POR LA TIERRA PALESTINA, POR SUS OLIVOS !!
POR LA LUCHA PALESTINA ¡¡

Convocan:
Asociación de Solidaridad con los pueblos del Mundo Árabe "Al Quds"
Ecologistas en Acción de Málaga ciudad.
Coordinadora Andalucía por Palestina.