Turismo de cruceros

Altamente interesante el debate de ayer en la Bomba sobre las alternativas del turismo crucerista en Cádiz. Como siempre, ausencia total de las concejalías implicadas (Turismo, Fomento), aunque la de Urbanismo y Movilidad estuviera bien representada por Martín, que se quedó hasta el final.

La primera constatación es que el turismo de cruceros debe ser sostenible o no tendrá futuro: la Organización Mundial del Turismo (OMT) calcula que durante este año un tercio de los viajeros escogerá destinos más responsables con el medio ambiente, el 39 % está interesado en probar un ecotour y el 79 % considera importante reservar un hotel que aplique prácticas ecológicas y sostenibles.

La segunda es que la ciudad de Cádiz carece de un plan de turismo que defina el modelo de turismo que defiende y promueve. Los cruceristas van buscando gastronomía, cultura y naturaleza, servicios que Cádiz puede ofrecer a raudales.

La tercera es que aspirar a ser puerto base y no solo de escalas hay que hacerlo con tiento para no repetir errores de otros puertos. En particular, la oferta hotelera debe adecuarse a estas demandas, lo que contribuiría a desestacionalizar la oferta; el mayor movimiento de cruceros es en primavera y otoño.

Y la última es que pasar de ser la ciudad de las tres C (Carnaval, Cádiz CF y Cofradías) a las otras tres C (Cultura, Ciudadanía, Currelo), va a requerir de una generosidad y compromiso que sí esta ofreciendo la sociedad civil (Plan C, iniciativas sociales en salud, vivienda, transporte, energía, …), y en absoluto la clase política, ensimismada en sus propios enfrentamientos.

Por Daniel López Marijuán.




Visitantes conectados: 503