[Libro] Producir alimentos. Reproducir comunidad

El texto que tienes entre manos se basa en una recopilación de artículos y textos elaborados a lo largo de los últimos doce años. Muchos de ellos han sido publicados, desde 2005, en la revista La Fertilidad de la Tierra, a la que debo agradecer enormemente su apoyo y confianza a lo largo de todo este tiempo, y su incansable trabajo en la difusión y promoción de la agricultura ecológica y la agroecología. Otros textos han sido parte de materiales para algún curso, o presentados en algún congreso. Y más o menos la mitad del texto –los bloques inicial y final– ha sido escrita ex profeso para este libro, tratando de darle un sentido en común a todas las iniciativas reales y concretas que se plantean.

En conjunto, el libro se centra en la reflexión acerca de las formas socioeconómicas concretas que se construyen como alternativas a las capitalistas, dentro del capitalismo y de la sociedad urbano-(pos)industrial en la que vivimos. Trata de comprender cómo la gente está desarrollando formas sociales y económicas para vivir sin aplastar ni robar a otras personas, y sin dañar la naturaleza. Tratar de captar la esencia que las convierte en alternativa, y tratar de comprender su lógica de funcionamiento interno. Tratar de comprender las distintas estrategias que ponen en marcha, y tratar de explicarlas para que otras personas, en otros contextos, puedan coger lo que quieran y desarrollar sus propios experimentos sociales aprendiendo de las experiencias previas, aunque no hayan participado en ellas. Intentar captar, siquiera intuitivamente, qué línea conjunta de evolución une a estas experiencias a lo largo del tiempo y el espacio, y cómo se concretan en cada situación específica.

La motivación para haber decidido juntar estos artículos en un libro es la de aportar herramientas para el fortalecimiento de este tipo de experimentos sociales, a nivel teórico, pero especialmente a nivel práctico. Aunque muchos de ellos sean artículos ya publicados por separado, creo que juntos cobran un sentido mayor que las experiencias específicas que tratan de analizar. La pequeña muestra que aquí se exponen dibuja una gran riqueza de experimentos sociales que hoy en día encontramos en las sociedades del Norte global, en torno a la agroecología y la soberanía alimentaria. Ponerlas juntas permite darle forma y contenido a esta corriente amplia y heterogénea de las redes alimentarias alternativas, que comparten buena parte de sus objetivos, y cuyas experiencias integrantes se refuerzan y alimentan entre sí.

La línea general que da sentido a este documento parte de una hipótesis: en la actualidad de los países posindustriales existe un gran número de experiencias socioeconómicas alrededor de la agroecología y la soberanía alimentaria, que tratan de construir formas sociales que no respondan a las lógicas capitalistas. Muchas de estas formas presentan rasgos que podrían ser explicados en base a la propuesta teórica de la economía campesina o, como algunos autores dicen, en base a los procesos de “recampesinización”. Por lo tanto, desde la perspectiva teórica de la economía campesina es posible rastrear qué rasgos o procesos socioeconómicos no capitalistas se ponen en funcionamiento en estas experiencias. Y desde esta perspectiva se hace posible, también, plantear propuestas de fortalecimiento del carácter transformador o alternativo de cada una de estas iniciativas.

Sin embargo, validar esta hipótesis se escapa de las capacidades de este texto, y mi intención es, simplemente, exponer los casos y algunas herramientas teóricas para que la persona lectora los evalúe por sí misma. Dentro de las propuestas campesinistas, pongo a las denominadas redes alimentarias alternativas en el centro de la discusión. Esto es así porque, en mi opinión, las cuestiones de comercialización y distribución son actualmente uno de los cuellos de botella principales para la transición agroecológica y la soberanía alimentaria en nuestros territorios. También porque podemos encontrar una gran riqueza de experiencias, muy diversas y con cierta trayectoria, de las que hay mucho que aprender. Por último, porque las redes alimentarias alternativas son probablemente la forma social que más directamente desarrolla en la actualidad estos espacios y procesos socioeconómicos alternativos vinculados con lo alimentario, implicando a varios y muy diversos actores.

En las próximas páginas discutiremos formas de circuitos cortos de comercia­lización de índole muy distinta y con muy distintas orientaciones. Veremos un buen número de experiencias de redes alimentarias alternativas, desde fincas particulares hasta procesos de construcción de redes de ámbito regional o estatal. Las distintas formas sociales que comentaremos se adaptan a contextos, motivaciones y situaciones de partida muy diversos, y, por lo tanto, creo que de todas ellas hay muchas enseñanzas que extraer. Al igual que hay algunos rasgos de cada una de las iniciativas presentadas que resultarán criticables. Pero prefiero dejar que lo juzgue por sí misma la persona que lea este libro. El surtido de experiencias que se exponen en ningún caso pretende ser una revisión exhaustiva del universo de proyectos y formas que existen. Pero espero que con la diversidad planteada –que también incluye experiencias de territorios ajenos al Estado español– nos podamos quedar con una buena base para que cada lector o lectora extraiga ideas para su propio contexto y sus propias motivaciones.

Una mayoría de las experiencias de las que hablaremos están pensadas desde la perspectiva de la producción, pues creo que es la parte de estas redes que asu­me más riesgos y la que habita una condición más compleja. Por eso mismo, por comprometida, puede resultar una perspectiva más interesante. Y es quizá, en este mundo de lo agroecológico, la posición que requiere de un mayor refuerzo, sin que esto deba ocultar la importancia del resto de actores implicados. Ojalá sirva la revisión de experiencias que ofrecemos en este texto para fortalecer los proyectos de gente que se ha implicado en la producción agroecológica, o permitir a otras personas o grupos verlo más claro, y animarse a comenzar su propia iniciativa. Pero, en cualquier caso, creo que el texto también puede resultar de interés para personas que se acerquen al tema desde el consumo agroecológico, las economías alternativas o críticas, o cualquier tipo de militancia social y ecologista.

[Libro] Producir alimentos. Reproducir comunidad

El texto se divide en tres bloques bastante diferenciados, en relación con la hipótesis de partida. Los distintos capítulos tienen sentido por sí mismos y, por lo tanto, una lectura salteada podría resultar de interés, especialmente en la segunda parte, que se compone de pequeños artículos que analizan experiencias. Pero creo que la lectura lineal y completa del texto ofrece un sentido general que no se extraería de la lectura independiente de los capítulos.

El primer bloque pretende realizar una introducción al contexto teórico desde el que miraremos hacia las redes alimentarias alternativas. En primer lugar, echaremos un breve vistazo a las expresiones de la crisis global en el sis­tema agroalimentario, desde las perspectivas ecológica y social. A continuación trataremos de exponer de forma sucinta las propuestas de la agroecología y la soberanía alimentaria, como enfoques teóricos que sirven de trasfondo a las ini­ciativas prácticas de las que hablaremos más tarde, y poniendo especial énfasis en las formas y contenidos que están adoptando los movimientos sociales que se identifican con estos dos conceptos. Para terminar este bloque introductorio, presentaremos el enfoque teórico de la “economía campesina” y de los procesos de “recampesinización”, para lo que nos apoyaremos en unas breves ideas acerca de las formas que estos procesos están tomando en el sector agroalimentario de nuestro contexto geográfico más inmediato. Trataremos, a su vez, de establecer diálogos entre esta y otras corrientes sociopolíticas y académicas que también tratan de abrir espacio para el desarrollo de formas económicas alternativas al capitalismo, aquí y ahora.

El segundo bloque se compone exclusivamente de la descripción y el análisis de distintas formas de proyectos y redes alimentarias alternativas. En algunos casos serán entrevistas o visitas a diferentes iniciativas; en otros casos expondremos los resultados de encuestas o microinvestigaciones, y también mostraremos los resultados de talleres o encuentros en los que se ha discutido sobre este tipo de iniciativas. Los primeros capítulos tratan de caracterizar distintos tipos de circui­tos cortos de comercialización y ofrecer algunas pinceladas sobre su desarrollo actual en el Estado español y en otros territorios. Exponen distintas formas que estas iniciativas están tomando en distintos territorios, especialmente desde la perspectiva del consumo. Más adelante, algunos capítulos centran el foco en la perspectiva de la producción; por un lado, las estrategias de las iniciativas productivas individuales en la combinación de distintos circuitos cortos; y, más tarde, las diversas iniciativas colectivas en las que los productores y productoras se organizan para hacer llegar sus productos al consumo, como alguien dijo, “para seguir siendo pequeños”. Los últimos capítulos de este segundo bloque tratan de aportar claves para el desarrollo de redes territoriales de producción y consumo, a partir de las experiencias de algunos procesos de dinamización de los circuitos cortos a escala regional, y de las conclusiones de algunos encuentros y talleres de reflexión colectiva.

El último y tercer bloque trata de recoger algunos aprendizajes generales a partir de todo lo expuesto. Y, especialmente, trata de dotar de un sentido político al conjunto de iniciativas analizadas, desde la práctica militante y a través de los enfoques teóricos planteados en el primer bloque.

Con el presente texto, centrado en la discusión de experiencias reales, intento aportar una pequeña herramienta para impulsar las redes alimentarias alternativas en el Estado español, desde una perspectiva de transformación social y ecológica. Una discusión construida sobre preguntas que entiendo que muchas personas y organizaciones nos estamos haciendo en este momento histórico en que la crisis global es cada vez más descarnada, y frente a la cual el capital solo nos propone desposesión, sumisión y obediencia; o, por contra, exclusión y violencia. Espero que la lectura resulte de interés en el debate de cómo enfrentarnos e ir más allá de los ataques del capital, y que nos anime a hacer más y mejor.




Visitantes conectados: 909