Depuradora de La China: hay mejores soluciones que su desmantelamiento

  • Ecologistas en Acción considera urgente y prioritario corregir los problemas de olores y ruidos que están sufriendo los vecinos y vecinas próximos a la depuradora La China. Para ello contempla una serie de medidas que pueden solucionarlos en un breve periodo de tiempo y con una inversión reducida.
  • La organización ecologista, en cambio, no aprueba su desmantelamiento puesto que se trata de una infraestructura esencial para mejorar la situación de degradación que sufren los ríos madrileños.
Consideraciones sobre la estación depuradora de aguas residuales La China

Ecologistas en Acción ha realizado un detallado análisis de la situación de la depuradora de La China y los problemas que ocasiona. Después de este análisis, concluyen que es factible y rápido realizar las inversiones y modificaciones necesarias para evitar la emisión de malos olores y ruidos. Para ello, proponen el entubamiento del canal de entrada de aguas residuales en la planta; el confinamiento en edificios cerrados de algunos tratamientos que actualmente se llevan a cabo al aire libre y el traslado de algunas instalaciones a las zonas más cercanas a la M-40 y a la A-4, para recuperar con vegetación de ribera entre 8 y 10 hectáreas colindantes al río Manzanares. Medidas como el entubamiento y el confinamiento se han realizado ya en la depuradora de Viveros, próxima al Palacio de Moncloa, teniendo un muy buen resultado en la eliminación de olores y otras molestias. Por otro lado, en relación a los mosquitos también deben realizarse las actuaciones que eliminen su crecimiento.

Las razones por las que Ecologistas en Acción está en desacuerdo con el desmantelamiento de La China son, fundamentalmente, las dificultades que pueda entrañar en la capacidad actual, y futura, de depuración de Madrid. La instalación se encuentra en una muy buena ubicación —a mitad de camino entre el centro de la ciudad y la siguiente depuradora— y aporta el agua regenerada con la que se riega una parte importante de los parques y jardines de Madrid. De modo que su cierre no se podría compensar aumentando la capacidad de las depuradoras de Butarque y Sur, especialmente si hay una avería en alguna de estas depuradoras.

Por otro lado, el presupuesto requerido para desmantelar la depuradora, redirigir los colectores y aumentar la capacidad de las otras depuradoras es muy elevado, en torno a 600 millones de euros. En cambio, las actuaciones que propone la organización ecologista y que evitarían las molestias a las personas que viven en su entorno pueden estar en torno a los 10 o 15 millones de euros. Además, se podrían realizar de forma muy rápida, lo que sería una gran ventaja para el vecindario.

El desmantelamiento de La China se empezó a plantear en el año 2006 y uno de los principales intereses del gobierno de entonces fue el inmobiliario, al disponer de una gran superficie de suelo en una zona bastante céntrica, en el marco de la candidatura de Madrid a las Olimpiadas en esos años. Los vecinos y vecinas, por su parte, también han demandado desde hace mucho tiempo el cierre de esta infraestructura por motivos muy diferentes: eliminar las molestias que causaba y ampliar el Parque Lineal.

Los intereses inmobiliarios han decaído tras la crisis económica, mientras que en lo referido a las denuncias de quienes viven cerca, sin duda es hora de dar soluciones de manera urgente. Ecologistas en Acción considera que su propuesta, que se puede ver detallada en el informe adjunto, es la forma más adecuada, rápida y económica de compatibilizar la mejora del estado de nuestros ríos y que se eliminen los problemas de La China.




Visitantes conectados: 378