La Comisión Europea enfrentará a la Corte de la UE por autorizar cromato de plomo en pinturas

La Comisión Europea enfrenta un segundo proceso legal por permitirle a una compañía canadiense la venta en territorio de la Unión Europea (UE), de dos compuestos peligrosos utilizados para la señalización de autopistas y en pinturas para maquinaria industrial.

Las organizaciones civiles firmantes de la demanda contra la Comisión Europea —Oficina Europea de Medio Ambiente, en la que participa Ecologistas en Acción, Secretariado internacional de ChemSec, Red Internacional por la Eliminación de los Contaminantes Orgánicos Persistentes y Abogados ambientales de ClientEarth— decidieron por esta vía, después de que la Comisión Europea se negó a retirar un permiso amplio, para una vasta zona de la UE, de uso de pigmentos con cromato de plomo.

La exposición al plomo causa daño en el desarrollo cerebral de los niños y perjudica al sistema nervioso, mientras que el cromo puede causar tumores en los pulmones de personas y animales. Por ello, el cromato de plomo no debe utilizarse más en la UE, aún cuando una compañía obtenga una autorización para ello. Una autorización solo puede asumirse si la compañía receptora de la misma comprueba que el riesgo puede ser adecuadamente controlado o que no existen aún alternativa más segura. En este caso , ninguna de estas dos condiciones se cumple.

A la fecha, la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA) ha recibido 380 notificaciones de compañías que declaran el uso de pigmentos con cromato de plomo en la UE desde que se otorgó esta autorización impugnada. La autorización dificulta el uso de alternativas seguras que compañías europeas han desarrollado. Muchas compañías han declarado su intención de exportar estos productos peligrosos a países fuera de la UE, con escasa regulación para su venta.

En octubre de 2016, ClientEarth, EEB, IPEN y el Secretariado de ChemSec, solicitaron a la Comisión que reconsiderara la autorización. En mayo de este año, la Comisión rechazó la petición, por lo que la coalición decidió llevar ahora el caso a la corte de la UE.

El coordinador de la campaña comentó “La insistencia de la Comisión por mantener esta autorización, aún cuando conocen las implicaciones de estos compuestos, muestra una falta de respeto por la regulación de la UE, así como una indiferencia hacia el compromiso internacional de los miembros de la UE para la eliminación del plomo de las pinturas.

“La Comisión tiene claro que existen alternativas, maneja la información, sin embargo otorgó la autorización. La petición que hacemos a la Corte es que cancele la autorización, que de marcha atrás”.

Los pigmentos con cromato de plomo utilizados para la señalización de autopistas no han sido utilizados por varios países de la UE, desde hace mucho tiempo. Las alternativas existen, tan es así que grandes compañías las utilizan. Los inversionistas en el desarrollo de productos seguros no deberían ser obstaculizados ni minados financieramente, por aquellos que producen compuestos que no lo son.

La comisión reconoce que la compañía Dominion Colour Corporation no cumplió en demostrar -para el caso de todos los usos que abarca la autorización- que el cromato de plomo no podría ser remplazado por alternativas seguras. A pesar de ello, la Comisión favoreció a esta compañía con productos retrógrados por encima de aquellas compañías innovadoras que han invertido en el desarrollo de productos seguros.

Este caso es inaceptable y establece un mal precedente, para procesos futuros de autorización bajo la legislación de compuestos químicos de la UE.

En noviembre del año pasado, Suecia llevó a la Comisión a la corte de la UE. Los pigmentos con cromato de plomo no se han utilizado en Suecia desde hace treinta años. Las autopistas y los vehículos oficiales, se siguen pintando con colores suficientemente brillantes en este Nórdico país.




Visitantes conectados: 184