Bosques singulares de La Rioja

La exposición trata de dar a conocer los diferentes bosques de nuestra región, centrándose en aquellos que presentan una especial relevancia por su entidad, desarrollo, estado de conservación, edad, o historia. Un mejor grado de conocimiento del medio natural conduce sin duda a una mayor vinculación, lo que redunda en un avance en la demanda y participación en la conservación de los valores ambientales de nuestros bosques y todo lo que ello conlleva.

A pesar de su pequeño tamaño, La Rioja presenta en su territorio unas importantes diferencias climáticas y orográficas entre el Valle y la Sierra. Esto se deriva de su latitud, pero también de su situación en la península ibérica que hace que reciba influencias de los tres tipos de clima que hay en ella. Por el noroeste le alcanza el clima oceánico del Cantábrico, por el este recibe la influencia mediterránea de la Depresión del Ebro y por el sur se ve afectado por el clima continental de la Meseta Castellana. En cuanto al relieve, dos son los elementos que contribuyen a la variabilidad de ambientes, la diferencia de altitud entre el extremo oriental, con poco más de 300 msnm y los más de 2000 de la Sierra.

Por otro lado el conjunto de afluentes del Ebro, los siete ríos conforman una extensa red fluvial que forma a su vez un sin fin de valles que da origen a un relieve intenso y abrupto. Estos factores han originado una región dotada de una apreciable diversidad de hábitats diferentes, lo que implica una elevada variedad de especies arbóreas y de bosques. Porque además está el factor humano, la historia de las personas que habitaros estas tierras que en este caso está muy unida a los recursos naturales y al aprovechamiento de la Sierra como enclave de gran valor en los tiempos de la trashumancia. Los efectos de esos tiempos de uso intensivo del territorio y los posteriores de su abandono. Son fundamentales para explicar la situación actual de nuestros paisajes.

Todos estos temas se tratarán en esta exposición y para ello se han seleccionado una serie de bosques elegidos para permitir que al conocerlos y sobre todo al visitarlos, nos trasmitan todos esos procesos históricos y culturales, y todos esos factores naturales que hemos mencionado, lo que sin duda nos va a hacer disfrutar al pasear por ellos. Y en eso consiste su singularidad.

[Exposición] Bosques singulares de La Rioja
[Tríptico] Bosques singulares de La Rioja

 Bosques singulares

De ribera Aliseda del Oja
Sotos del Ebro (Alfaro)
Carrascales Carrascal de Villarroya
Encinar de Foncea
Robledales Robledal de Manzanares
Carrasquedo de Grañón
Hayedos Hayedo de Carbonera
Hayedo de Bonicaparra
Mixtos Cerro Urbaña de Ventrosa
Zaldierna Posadas
Pinares Ortigosa
Monte de Vico
Dehesas Pinillos
San Román de Cameros
Otros Acebal de Castroviejo
Sabinar de Arnedillo

Además de estos, hay muchos más bosques en nuestra región que se podían haber incluido. Se pueden mencionar: Las alisedas del Yalde en Daroca, los encinares de Cidamón, el encinar de La Calderona en Anguiano, el robledal de La Cárcara en Lumbreras, el hayedo de Tobía, el bosque mixto del arroyo Castejón en Nieva de Cameros, el pinar de pino negro del Castillo de Vinuesa en Villoslada de Cameros, la Dehesa de Muro en Cameros, los abedulares de Peña Yerre en Lumbreras, el acebal de Valgañón, los sabinares de Santa Eulalia de Abajo, las acederas del Iregua.

La conservación de los bosques

La visita a un bosque siempre se debe hacer desde el respeto. Hay frases que recogen este espíritu y dos son especialmente llamativas:

  • A parte de respeto y cariño, este bosque no necesita nada de lo que usted trae.
  • Los animales no dejan en el bosque nada que no sea natural y propio de ese bosque, compórtate como un animal.

Cuando el arrendajo da su graznido de aviso, al observar la entrada de un ser humano en el bosque, lo hace para que todos los habitantes que lo forman se pongan en actitud de prevención. ¿Por qué será? En los tiempos que corren tenemos que ser capaces de no contribuir a esta especie de leyenda negra de los hombres y el bosque. El respeto y el cariño, el agradecimiento eterno al bosque, debe ser nuestra actitud al visitarlos. Y sobre todo disfrutar, gozar de su ambiente, recordar en nuestro más profundo sentimiento que somos seres vivos y que formamos parte de la naturaleza, no desde la superioridad mal entendida, sino desde la pequeñez que experimentamos dentro de un bosque.

Beneficios del bosque

Bosque y clima: El bosque es la mejor y única fuente de combate del cambio climático, al ser el auténtico sumidero de CO2. Al mismo tiempo el bosque origina un microclima especial que contribuye a mejorar las condiciones de humedad y temperatura de su entorno. Esto es especialmente importante para el clima urbano, donde las zonas verdes que cumplen parámetros que se asemejen a los del bosque, contribuyen a la mejor calidad de vida de los habitantes de la ciudad.

Bosque y agua: El bosque actúa de reservorio de agua posibilitando la recarga de los acuíferos, previene las escorrentías excesivas ayudando a paliar las inundaciones, y contribuye a mantener la nieve del invierno que produce efectos de recarga de agua en el suelo.

Bosque y suelo: El bosque previene la erosión, evita los corrimientos de tierras y atempera los fuertes vientos que arrastran la capa superficial del suelo. El bosque mantiene el equilibrio del suelo y su capa fértil.

Bosque y cultivos: El bosque permite la existencia de especies de fauna que actúan como antiparásitos de los cultivos. Los setos de matorral y arbolado son la garantía de esta lucha biológica.

Bosque y contaminación: El bosque actúan como un depurador de elementos contaminantes, como las partículas en suspensión. El CO2 y otros elementos. Al mismo tiempo el bosque es el gran emisor de oxígeno sin el cual no sería posible la vida tal y como la conocemos. También actúa el bosque como una forma eficaz de combatir el ruido que se generan en los ambientes urbanizados o en el entorno de las infraestructuras de transporte.




Visitantes conectados: 496