Bosques singulares de La Rioja

 Acebal de Castroviejo

Bosque adehesado de acebo con grandes ejemplares en masa dispersa a veces, pero que en su conjunto representa una de las mayores manchas de esta especie de la región.

Las grandes superficies calizas de las cumbres del Serradero y en particular la plana de los Gamellones y Los Llanos de La Turquilla, representan un ambiente de amplios pastizales en los que se asientan matorrales de gran porte como los enebros y sobre todo los acebos. Se conocen documentos que ya en el siglo X citan la presencia de acebedas en el municipio de Castroviejo. Este bosque está formado por arboles dispersos, como consecuencia del aprovechamiento que en otros tiempos se produjo, cuando se sometía al bosque a cortas para leñas y a podas para obtener el ramón que se daba al ganado como alimento en invierno. En los días calurosos el ganado encuentra sombra densa y la fauna silvestre refugio de los fríos extremos y alimento tardío entre la nieve, tanto de sus llamativos frutos rojos, como de las hojas. Estas “reaccionan” rebrotando más pinchudas que las inaccesibles de los altos de las copas. En esta zona de Castroviejo se encuentra esta acebeda, que se considera la más extensa de la región.

Como acceder y sendero para visitarlo: Siguiendo la carretera del Yalde pasamos Santa Coloma y llegamos a Castroviejo. La acebeda se encuentra en la parte alta del término municipal, por lo que tenemos que remontar la pista que aparece al final del pueblo y ascender hasta alcanzar el cumbrero que forma el límite entre el Iregua y el Najerilla. La visita la podemos hacer recorriendo las rodadas ganaderas de las cumbres del Serradero, sin perder altura por los caminos que surgen a derecha e izquierda que descienden hacia los pueblos de los dos valles. Los acebos salpican el recorrido formando en el término de Castroviejo una gran masa arbolada.




Visitantes conectados: 295