Las Aguilillas, ¿parque o circuito?

En estos días pasados, Izquierda Unida de Jerez ha denunciado públicamente el trazado de un circuito para bicicletas de montaña en un sector del parque de las Aguilillas en el que se localiza un yacimiento arqueológico romano. En el mismo lugar, sobre el que crece un pinar de repoblación de los años 50 del pasado siglo, se encuentran también los restos de antiguas caleras, elementos patrimoniales de gran valor etnográfico, así como de canteras de yeso y piedra de cal que confieren a este rincón de Las Aguilillas un singular paisaje que hay que proteger.

Junto a las denuncias de Izquierda Unida, diferentes vecinos de la localidad han hecho llegar a Ecologistas en Acción de Jerez su preocupación por el impacto que este tipo de circuitos y pruebas puede ocasionar tanto en el paraje de Las Aguilillas, como en los restos materiales que se conservan y que pueden hacer peligrar.

Desde Ecologistas en Acción de Jerez queremos sumarnos a las denuncias y a la preocupación manifestada por vecinos y otros colectivos acerca de este tipo de utilización de nuestros espacios forestales, con el deseo de que se regule y se controle con mayor rigor del manifestado hasta este momento el uso público de los mismos. Ecologistas en Acción de Jerez ha venido colaborando activamente con diferentes gobiernos municipales siempre que desde el Ayuntamiento se ha requerido nuestra participación en las distintas iniciativas llevadas a cabo en el parque de Las Aguilillas de Estella del Marqués. En la actualidad formamos parte, junto a otros colectivos de la mesa de trabajo para el uso público del parque en la que aportamos cuanto está en nuestra mano.

En la visita que hemos cursado en la tarde del sábado al circuito trazado entre los pinares de Las Aguilillas, hemos podido comprobar que los temores que se nos manifestaron estaban fundados. El circuito, justo es decirlo, ha respetado la arboleda y ha tenido un escaso impacto entre la vegetación arbustiva (palmitos, lentiscos…) si bien es verdad que podían haberse evitado algunos tramos para respetarla aún más. Somos conscientes de que los árboles caídos que se ven en distintos puntos del parque, han sido abatidos por el viento y troceados con motivo de la prueba, para facilitar el paso. Esperamos que las ramas secas cortadas y amontonadas en distintos sectores del parque sean retiradas para evitar incendios, al igual que los gruesos troncos que pueden ayudar a propagar plagas de insectos xilófagos. Lamentablemente uno de ellos ha dañado una de las caleras mejor conservadas (que nosotros limpiamos hace un par de años) en las que se han quemado también restos vegetales así como un tronco (con el grave riesgo que eso implica!!!) y en la que, a modo de basurero, se han vertido cepellones de otros árboles.

La zona en la que se han amontonado escombros de un canal abandonado, a modo de obstáculo en el trazado, es una de las más sensibles y cualquier observador podrá ver allí, entre el material removido fragmentos de ánforas, tégulas, ladrillos romanos… En uno de los rincones del trazado afloran también varios metros de pavimento de hormigón romano que, por muy poco, se ha librado de ser trillado –literalmente- por el paso de los vehículos…

No dudamos en ningún momento de las buenas intenciones de los organizadores y de que el interés que les guía es el meramente deportivo. Sin embargo creemos que tanto el trazado, como su ejecución debieran haber sido revisadas por técnicos municipales al objeto de variar algunos de los tramos y de proteger las zonas más sensibles que tiene interés arqueológico y etnográfico. El Ayuntamiento de Jerez y también el de Estella del Marqués deberían haber sido más celosos en la supervisión para evitar que se acaben causando daños en este paraje que, lamentablemente, va a quedar marcado por el paso de numerosas bicicletas a las que seguirán, si nadie lo remedia, motos, quads…

Desde Ecologistas en Acción hacemos un llamamiento a buscar para estas pruebas deportivas otros lugares más idóneos. Conviene recordar que estos elementos de interés que se concentran en el lugar elegido para el circuito (yacimientos, caleras, antiguas canteras…) son los que pueden dotar de singularidad a este rincón de Las Aguilillas y hacer de él, algo más que “un monte que estaba lleno de yerbajos y piedras” (como nos decía uno de los operarios) para transformarlo en un auténtico parque en el que la práctica de deportes de bajo impacto ambiental sea compatible con la preservación de sus valores ecológicos y culturales. Y con actuaciones como esta, creemos que no se consigue. Actividades deportivas en el medio natural SI, pero así NO.




Visitantes conectados: 397