Oportunismo que relacionan el incendio de Recicor y la incineración

Ecologistas en Acción critica el oportunismo y el desacierto de las declaraciones efectuadas desde diferentes fuentes estableciendo relaciones entre el incendio de la planta de Valorización y reciclaje de Barea, y la propuesta que tramita la GMU de limitar la incineración de residuos a suelo no urbanizable no protegido.

Aprovechando este incendio, en pleno debate sobre la innovación del PGOU para determinar en qué zonas del municipio se pueden usar residuos como combustible alternativo, se ha colado el incendio en la planta de Valorización y reciclaje de Barea, la planta de RECICOR, dando pie a que voces interesadas se hayan pronunciado intentando aprovechar de forma maliciosa el incendio. Se ha dicho por ejemplo que lo que ha ardido era un vertedero, obviando que una de las actividades principales de la planta es la Gestión de residuos.

Basándose en la dificultad de atacar el incendio por falta de infraestructura para ello –no había agua para su uso por bomberos-, otras voces han venido a alertar de la dificultad de localizar en la campiña este tipo de industrias, desviando con ello la atención de lo que realmente nos debe preocupar: ¿cómo es posible que una planta de estas características haya obtenido Autorización Ambiental si no había infraestructuras para atender una emergencia?. ¿Es que la planta no tenía un plan de seguridad? ¿Se ha concedido Autorización Ambiental sin plan de seguridad y sin la infraestructura adecuada para atender estas emergencias?. Creemos que la Junta de Andalucía, administración que concede las autorizaciones para este tipo de operaciones tiene mucho que explicar.

Utilizando este incidente se ha llegado afirmar que la propuesta de innovación del PGOU que indica que la actividad de incineración solo se podrá efectuar en suelo no urbanizable y no protegido, no es aceptable, porque en la campiña no hay infraestructuras, cuando es obvio que si un promotor pretende poner en marcha un nuevo polígono o una nueva actividad industrial, será él, no el pueblo de Córdoba, el que tenga que correr con los gastos que suponga dotar a dicho polígono de infraestructura.

Ecologistas en Acción pide que no se utilicen argumentos simplistas que pueden acabar en el despropósito de afirmar que la incineración hay que hacerla donde haya infraestructura adecuada, aunque esto sea en pleno casco urbano. ¿O es que vamos a afirmar ahora que la Instalación de almacenamiento de hidrocarburos del grupo CLH situada en el km 411 de la carretera Córdoba Cádiz, en la zona conocida como Puente Viejo, con una capacidad de almacenamiento de más de 220.000 m3 de hidrocarburos, tenía infraestructura cuando se promovió este complejo? ¿Y el Polígono del Álamo, de alrededor de 1.400.000 m2? ¿También estaba dotado de infraestructura? Pues no, la tenía que construir el promotor en el marco del proyecto de urbanización propio de este tipo de iniciativas.

Que no se pretenda confundir y desviar la atención del problema principal, los riesgos asociados a la incineración de residuos en la proximidad de zonas residenciales: ¡El incendio de la planta de valorización y reciclaje de RECICOR, refuerza y avala la necesidad de aprobar la innovación del PGOU que el Gobierno municipal está tramitando, no lo contrario!

Esta triste experiencia, el incendio en esta planta, demuestra que la plataforma Córdoba Aire limpio –de la cual forma parte Ecologistas en Acción- está cargada de razones, de argumentos técnicos y científicos, pero también de sentido común. ¿Es razonable que haya una planta de incineración, que necesariamente tiene que acopiar plásticos, neumáticos usados y otros residuos para alimentar su horno, dentro del núcleo urbano?. ¿Qué ocurre si se produce un accidente de este tipo?. ¿Se puede descartar al 100% un accidente de este u otro tipo en un complejo industrial de ese calibre?.




Visitantes conectados: 954