Un libro que aporta ideas para proyectos resilientes

Entrevista a Elizabeth Henderson autora del libro Compartiendo la Cosecha editado recientemente por la editorial Libros en Acción, de Ecologistas en Acción.

Daniel López García, Área de Agroecología de Ecologistas en Acción. Revista Ecologista nº 93.

La editorial Libros en Acción ha publicado recientemente en formato e-book la primera traducción al castellano, actualizada y ampliada, del libro escrito por Elizabeth Henderson, Compartiendo la cosecha. Agricultura apoyada por la comunidad: una guía ciudadana.

El texto, publicado en 1997, ha sido traducido a cinco idiomas y esta considerado “la biblia de la Agricultura Sostenida por la Comunidad”. Desvela experiencias y debates de experiencias de relación directa entre producción y consumo.

Elizabeth Henderson es agricultora ecológica desde hace 30 años, activista incansable por la sostenibilidad y la justicia alimentaria, y presidenta de honor de la Red Internacional Urgenci de Agricultura Sostenida por la Comunidad. Desde el Área de Agroecología de Ecologistas en Acción hemos tenido el gran placer de entrevistarla con ocasión de la publicación de su libro.

¿Agricultura Sostenida por la Comunidad o comunidades sostenidas por la agricultura?

Desde sus orígenes en Japón, la Agricultura Sostenida por la Comunidad (ASC) se ha presentado como una alternativa a la agricultura convencional, industrial y química.

La economía de la venta directa es un beneficio mutuo. La productora recibe un precio decente y la consumidora paga menos, ya que no hay intermediarios.

La ASC supone que las personas consumidoras acuerdan compartir los riesgos de la producción. Esto se realiza al pagar los alimentos por adelantado y aceptar las fluctuaciones en la diversidad y cantidad de alimentos recibidos, en relación con el clima.

La ASC es una parte importante de la lucha mundial por la soberanía alimentaria liderada por la Vía Campesina [1], movimiento con 164 organizaciones locales y nacionales que representan a cerca de 200 millones de personas agricultoras. Las prácticas agrarias ecológicas y regenerativas, junto a la venta directa y el uso de las redes sociales, nos dan la oportunidad de construir el sistema alimentario que sustituirá al actual.

¿Qué impacto ha tenido su libro tras 20 años de su primera edición?

La ASC surgió de esta crisis de la agricultura familiar, de la seguridad alimentaria con la amenaza del hambre en todos los continentes, común a las economías del primer y tercer mundo, y que continúa intensificándose. La crisis climática hace que las presiones sean más fuertes. Mi libro ha aportado ideas para crear proyectos resilientes.

La ASC se está volviendo cada vez más popular en el mundo. No existen datos sobre la Agricultura Sostenida por la Comunidad en el mundo. La Red Internacional Urgenci calcula que hay 2.000 en Francia y otros 4.000 en otros países europeos. En EE UU hay más de 7.300 proyectos, de entre 50 y 100 familias en cada uno. En China, los ASC podrían ser unos 500.

¿Cuáles son los retos que afronta la ASC?

Uno de los principales retos en muchos países es el acceso a la tierra. El precio de la tierra dentro y cerca de las ciudades, e incluso en el medio rural, se ha vuelto demasiado caro para las rentas agrarias. El acaparamiento de tierras por fondos de inversiones y gobiernos está desplazando a las poblaciones rurales y convirtiendo la tierra es una mercancía para controlar o especular.

¿Qué alianzas serán clave para lograr este objetivo?

Hay algunos grupos y organizaciones que ya están trabajando a la escala mundial para crear alternativas alimentarias y agrarias: La Vía Campesina, la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Ecológica [2], Urgenci y grupos de personas agricultoras, ecologistas y consumidoras. Existe una conciencia creciente acerca de los vínculos entre alimentación y salud, también entre salud humana y del suelo. El momento es bueno para construir alianzas.




Visitantes conectados: 731