Presentación en Ávila de la campaña Vivir con lobos

  • En el marco del proyecto ganaderos y ganaderas de zonas loberas Ecologistas en Acción ha elaborado un documento con medidas necesarias para facilitar la coexistencia.
  • El ganadero Javier Arroyo, participante en el proyecto, defiende la necesidad de contar con la administración para adaptar las explotaciones a la presencia del cánido.
  • La agrupación de partos y la elección de razas autóctonas y ejemplares protectores se perfilan como dos de las medidas clave para reducir los daños en el vacuno de la provincia.

El proyecto “Vivir con lobos”, desarrollado por Ecologistas en Acción desde hace dos años, trabaja con profesionales del sector ganadero que conviven con lobos para conocer las medidas que resultan efectivas para reducir los daños al ganado. Con estas aportaciones y la participación de unos 50 ganaderos y ganaderas se ha elaborado el documento “Principales medidas para la coexistencia de la ganadería extensiva y el lobo”.

Isabel Diez, coordinadora del proyecto ha expuesto las medidas recogidas en el documento y ha remarcado que la administración debería ponerlas en marcha de manera urgente para garantizar la coexistencia y cumplir con el mandato de la Comisión Europea.

Una de las medidas principales es la implementación de ayudas a los costes derivados del manejo adaptado a la presencia de lobos, (uso de mastines, acompañamiento del ganado, planificación de partos y cerramiento nocturno), bien mediante asesoramiento técnico, simplificación de trámites burocráticos, ayudas económicas, o pagos previos vía PAC, y el reconocimiento legal de los mastines como perros de trabajo.

Las indemnizaciones, justas en tiempo y forma y condicionadas a la adopción de medidas de prevención cuando éstas sean facilitadas por la administración es otra de las medidas defendidas por los profesionales que han participado en el proyecto. Además, es imprescindible trabajar para la prevención de daños, especialmente en zonas de posible expansión de la especie o en zonas de presencia reciente.

Otras medidas propuestas son el fomento de canales cortos de comercialización, para poner en valor los productos de ganaderías adaptadas a la coexistencia con el lobo y el desarrollo de una Ley de Ganadería Extensiva adaptada a las pequeñas explotaciones y a un manejo sostenible.

Javier Arroyo, uno de estos ganaderos de la provincia de Ávila, asegura que gracias a la agrupación de los partos, y el control de las vacas paridas y sus terneros ha logrado evitar daños del lobo en su explotación. Defiende la necesidad de adaptar las explotaciones a la presencia del cánido y de que la administración apoye, asesore y acompañe en esta adaptación.

Por su parte José Antonio de la Fuente, coordinador de campo del voluntariado nacional para el censo del lobo ibérico, ha mostrado imágenes de vacas de razas autóctonas, como la avileña, defendiendo a sus crías de ataques de lobos. Para él, además de la agrupación de partos la elección de razas y ejemplares protectores de las crías es también una clave para reducir los daños.




Visitantes conectados: 1005