Más vigilancia en las cacerías dentro del PN de Monfragüe

Las organizaciones firmantes recuerdan que, en la pasada temporada de caza, se realizaron acciones de control dentro del Parque Nacional de Monfragüe y en dos de ellas se detectó que se estaban cebando las manchas. De hecho, estos hechos motivaron que se suspendieran las acciones. También hubo denuncias sobre otra, pero no se pudieron acreditar fehacientemente las irregularidades cometidas.

En este sentido, las asociaciones conservacionistas han tenido conocimiento de que algunas empresas empiezan a cebar las manchas un mes antes de la acción y que, además, los días previos se espantan las especies de caza mayor de fincas colindantes con el fin de que se concentren en la mancha que se pretende cazar.

Ante la posibilidad de que estos hechos se puedan repetir, en el caso de que se realice alguna acción de control dentro del Parque Nacional o colindantes, las ONG´s extremeñas han solicitado a la Consejería de Medio Ambiente y Rural:

- Que desde el mes anterior a la celebración de una acción, se programen actuaciones de control y vigilancia por parte de los agentes de medio natural que eviten que se vuelvan a repetir estas actuaciones y que, en caso de detectarse algún intento, se suspenda la acción de control en esa finca, aparte de las sanciones que pudieran ser pertinentes.

- Que, especialmente los tres días anteriores, se vigile que no se realiza ningún tipo de actuación tendente a provocar que los animales se espanten de las fincas colindantes y se concentren en la finca objeto de la acción.

- Que se comunique al SEPRONA de la Guardia Civil, para que sus agentes estén al corriente, por si pudieran ayudar en esta labor o detectaran alguna actuación irregular.

También han pedido que durante todas las acciones de control haya varios agentes de medio natural vigilando se cumpla lo establecido en el Plan anual de Acción Selectiva y el resto de normativas ambientales y cinegéticas, ya que estas actuaciones ponen en riesgo a muchas especies silvestres que pueden morir por los disparos o atacados por los perros de las rehalas.

Por último, las organizaciones firmantes han solicitado que se les comunique los resultados de estos controles sobre la base de la Ley 27/2006, de 18 de julio, por la que se regulan los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de medio ambiente.




Visitantes conectados: 748