Sugerencias para la mejora de la recogida selectiva de residuos

Comentarios y sugerencias sobre la campaña de difusión para la mejora de la recogida selectiva de residuos en Valladolid

Sugerencias a la propuesta de cambios entregada por el Ayuntamiento de Valladolid Consejo de la AL21 de Valladolid. 26-09-17

La sensibilización de los ciudadanos sobre las ventajas de una adecuada segregación de los residuos urbanos se logrará con la implantación de un conjunto integral de medidas de mejora de la gestión de residuos.

El inicio de una campaña de comunicación debe ser el resultado final de un ambicioso programa municipal de medidas estructurales (técnicas, económicas, normativas o de gestión), estando subordinado a dichas iniciativas. Para garantizar su eficacia su desarrollo debe ser posterior a la implantación de dichas medidas. El lanzamiento aislado de una campaña informativa, por bien diseñada que esté, tiene una efectividad muy limitada.

Consideramos que es siempre preferible huir de campañas puntuales, proponiendo integrar de forma permanente en la política de comunicación municipal llamadas a la responsabilidad de cada ciudadano en la gestión de sus residuos en colaboración con un consistorio activo en esta materia, que facilita diversas medidas para mejorar la tasa de recogida selectiva, mejorando la calidad y la cantidad de la diferenciación en origen de los residuos orgánicos e inorgánicos.

Proponemos, por tanto, destinar los recursos destinados a esta campaña puntual a diseñar e implantar un programa regular y continuo de comunicación municipal sobre mejora de la colaboración ciudadana en la recogida selectiva de residuos.

No obstante, en el caso de que el Ayuntamiento persista en lanzar una campaña de comunicación puntual, creemos que se debe fijar y hacer público con claridad un doble objetivo que implica a toda la ciudad:

a) Reducir sustancialmente la cantidad de basura ya tratada que acaba en el vertedero.

El éxito en este objetivo implica tanto la prolongación de la vida útil del actual vertedero como un importante ahorro económico en los costes de mantenimiento, sellado y ampliación (o reubicación) del mismo, así como la reducción de la tasa de vertido.

b) Alcanzar en 2019 una tasa del 50% de residuos preparados para su reciclado. [1]

Si se pretende implicar a la ciudadanía en este doble objetivo es muy importante tener presente que la campaña debe:

1.- Describir el punto de partida, informando con veracidad de una serie mínima de indicadores sobre gestión de residuos en Valladolid, dentro de un sistema coherente de información ambiental accesibles, al menos, en la web municipal.

2.- Ayudar a comprender y valorar la repercusión económica y ambiental de los residuos y la importancia de su reducción y preparación para el reciclado.

3.- Tener continuidad, debiendo prolongarse, sin fechas de inicio o fin de campaña, sin perjuicio de que sea especialmente intensa en determinados momentos.

4.- Verse acompañada de forma coherente por toda actividad municipal, evitando cualquier práctica en los servicios municipales contradictoria con las medidas propuestas a la ciudadanía. Una vez más, se educa (también ambientalmente) con el ejemplo.

5.- Poderse evaluar con claridad su impacto, partiendo de unos indicadores significativos sobre la generación y gestión de los residuos urbanos. La campaña debe disponer de un procedimiento de estudio del avance conseguido que permita evaluar su efectividad real.

6.- Incidir especialmente en aquellos sectores a los que no llega la información municipal por las vías convencionales (prensa, centros municipales…), incorporando desde material audiovisual a contenidos para redes sociales (breves audiovisuales de gran impacto), sin perjuicio de utilizar los canales municipales habituales (publicaciones mensuales, pantallas, paneles vinculados a la concesión del mobiliario urbano…).

7.- Tener un diseño que minimice el residuo generado.




Visitantes conectados: 673