Plan de movilidad sostenible en Aranjuez

El siglo XXI significa un desafío a la movilidad sostenible para nuestra ciudad, auténtica asignatura pendiente y apuesta de modernidad social y ambiental, cuya puesta en marcha no puede esperar más.

Desde hace bastantes años, muchas ciudades han tomado conciencia del delicado problema, referido a la calidad de vida de sus habitantes, por la invasión del tráfico motorizado, sobre sus barrios, calles y paseos; en buena parte debido al atroz diseño urbanístico y especulativo dominante, dirigido a facilitar la movilidad del coche, en detrimento del peatón y los espacios verdes.

El gran aumento de la sensibilidad mostrada por la población en general, ante esta circunstancia, obliga a las administraciones locales a dotarse de herramientas como los Planes de Movilidad Urbana Sostenibles (PMUS), con el objetivo de implantar formas de desplazamiento más sostenibles en el espacio urbano, atenuar la siniestralidad, minorar el ruido y reducir las emisiones contaminantes, facilitando un ambiente sano, donde se pueda caminar o pedalear por itinerarios accesibles, seguros y los desplazamientos más largos se resuelvan mediante el transporte público.

En Aranjuez por el entramado de sus calles y casco urbano declarado Patrimonio de la Humanidad, debiera ser punta de lanza y referencia en cuanto a los cambios precisos para humanizar la ciudad, pero desgraciadamente no es así, no somos ejemplo de nada, estando muy lejos de adoptar las características de ciudades con movilidad sostenible. Tan solo contamos con un tramo peatonal en la calle Postas.

Pasado ya el ecuador de la legislatura, no se puede demorar más, la puesta en marcha de las medidas de movilidad urbana, que los retos sociales y ambientales, actuales y futuros reclaman. Muchas de las cuales, figuran incluidas en los programas electorales. Este grupo ecologista considera urgente, plasmar una transformación real estructural de nuestra ciudad, emplazando al gobierno municipal y resto de partidos en la oposición, a realizar un impulso en este sentido, aumentando de forma considerable la peatonalización de buena parte del casco antiguo, ya sea mediante la circulación restringida o su prohibición total en aquellas calles donde sea posible.

Ecologistas en Acción ha realizado un Plan de Movilidad Sostenible de Aranjuez, donde plasmamos una serie de medidas a tomar, que suponen un ambicioso proyecto de ciudad saludable, mejorando la seguridad vial, tanto a vehículos como peatones y ciclistas. Proponemos un tránsito perimetral donde su circulación interior sería restringida y peatonal, compuesto por las calles y avenidas: Infantas – Rey – Plaza de Toros – Capitán – Le Pecq – Deleite – Valera – San Antonio y C/ Toledo.

La calle de la Reina es la más importante y antigua de Aranjuez, debe ser peatonal toda ella deribando el tráfico por la calle Mariano el Artillero.
Señalamos a su vez, cinco aparcamientos en superficie y soterrados. Nuevos carriles bici a la estación y una línea de autobús tipo lanzadera, con salida desde la plaza de la Constitución, conectada con las salidas y llegadas del Cercanías y regreso.

Creemos absolutamente prioritaria, la limitación de velocidad efectiva en todo el casco urbano de la ciudad a 30 km/h; con señalización vertical y horizontal y medidas de control y sanción a los infractores, al objeto de mitigar la siniestralidad por atropellos y golpes importantes. Todas estas medidas solo serían eficientes, con instrumentos de participación que permitan un cambio en el comportamiento ciudadano, basado en tres ejes: Información, sensibilización y concienciación.
Lograr este objetivo requiere de compromiso de todos, institucional, vecinal, tejido asociativo y por supuesto del comercio de la zona afectada, habitualmente con reticencias iniciales y posiciones encontradas, pero la experiencia acumulada en esta ciudad (circunvalación N-IV), como en otras muchas, incluida Madrid (Preciados, Fuencarral, barrio de las Letras, etc.), Vitoria y muy especialmente Pontevedra (paradigma y modelo internacional en el que se miran muchas ciudades), han demostrado que la apuesta por ganar espacio para los peatones termina siendo un éxito, al conquistar protagonismo de sus calles, esparcimiento, relaciones sociales y por supuesto aumento de las compras.

Vencida o superada la presión del coche sobre el espacio urbano, estamos seguros que la conducta cívica mejorará en nuestras calles, parques y zonas verdes, respetando su mobiliario y limpieza, obligando al gobierno municipal a que contribuya en la decisiva parte que le corresponde.

Desde este grupo ecologista somos plenamente conscientes de las dificultades; pero conseguir espacios más humanizados y habitables, no es tarea fácil, en cualquier caso, siempre merece la pena desde el convencimiento, aceptar el reto.




Visitantes conectados: 623