Pronostican que el País Valencià alcanzará tasas de reciclaje del 50 % en 2022

Piquer pronostica en las jornadas de Ecologistas en Acción que el País Valencià alcanzará tasas de reciclaje del 50 % en 2022.

La Vall d’Uixó fue el enclave escogido para el evento ’Al suelo lo que es del suelo’, con la participación del director general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, responsables de plantas y consorcios, figuras expertas en residuos y cargos municipales.

El 7 de noviembre tuvieron lugar las jornadas sobre gestión de residuos urbanos, ’Al suelo lo que es del suelo’, organizadas por Ecologistes en Acció del País Valencià en la localidad de La Vall d’Uixó, y centradas en la recogida selectiva de la fracción orgánica de la basura. Varias decenas de personas asistieron al evento celebrado en el centro cultural del Palacio de Vivel: cargos públicos de consorcios y ayuntamientos, técnicos ambientales de administraciones provinciales y locales, grupos organizados de la sociedad civil y expertas en la materia.

El acontecimiento puso fin y corolario al elenco de jornadas que Ecologistas en Acción ha celebrado a lo largo del territorio valenciano (Valencia, Alicante y Castellón) en los últimos meses. Las múltiples escenas registradas durante las sesiones pusieron de manifiesto la importancia de la convergencia de los actores que influyen de una manera u otra en el desarrollo de las políticas y prácticas de residuos a la hora de inducir un proceso recíproco de aprendizaje para optimizar la implantación de mecanismos de separación en origen y tratamiento de los residuos como el quinto contenedor de materia orgánica, la recolecta puerta a puerta o la instalación de puntos de compostaje comunitario.

Una de las ponencias más relevantes fue la del director general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Joan Piquer, quien vaticinó que la gestión de basuras del País Valencià alcanzaría a recuperar la mitad de los materiales de deshecho en el año 2022. Como en ocasiones anteriores, remarcó que “el modelo de Residuo Cero no se limita a reducir la generación de residuos, también requiere procesarlos de la mejor manera posible”. De esta manera, recordó que, hoy en día, las instalaciones del territorio están preparadas para dar el salto a la gestión diferenciada de la fracción orgánica: “Los municipios deben ser conscientes de esta realidad y embarcarse en el desarrollo de programas de recogida selectiva de orgánica si no quieren ser sancionados por la UE, la cual está poniendo en marcha nuevas herramientas que avisan en caso de infracción”.

A continuación, llegó el turno de Rosa García, directora de Rezero, la organización catalana a favor de la economía circular y el esquema de Residuo Cero. García puso el acento sobre la importancia de aplicar incentivos y penalizaciones en la gestión de la basura que producimos y destacó que es una de las claves del avance de territorios como Cataluña y el País Vasco en este ámbito. Asimismo, intentó disipar el escepticismo en torno a la implantación de la recogida puerta a puerta en grandes ciudades, una posibilidad que implica un servicio domiciliario de recolecta: “Se piensa que urbes como Barcelona no pueden implementar el puerta a puerta, pero cada ciudad es, a su vez, un mosaico de realidades locales que ofrecen diversas opciones de gestión, también el puerta a puerta”.

Municipios, consorcios y plantas de tratamiento.

También fueron de gran interés los relatos de las experiencias de separación en origen que se están llevando a cabo en municipios con poblaciones de unos pocos miles de habitantes. Mikel Vela, técnico de residuos de Ayora, explicó que el proyecto de esta localidad está basado en el compostaje doméstico y escolar y en el sistema puerta a puerta, cuya recolecta será enviada a una futura planta de compostaje municipal. Además, incidió sobre la importancia de aplicar bonificaciones a los participantes del nuevo modelo: en este caso, del 40 % en la tasa de gestión de basuras. También es el ejemplo de Xilxes, que comenzará con la recogida selectiva de materia orgánica en diciembre o enero e incluirá incentivos de distinta índole para los agricultores que se abastezcan del producto de compostaje local, tal y como afirmó Sergi Alejos, concejal de Sostenibilidad del municipio castellonés.

Más tarde, el debate giró sobre el papel de los consorcios y las plantas de tratamiento. Francisco Fabra, ingeniero jefe de los consorcios del norte (C1) y Palancia-Belcaire (C3/V1) y de la Diputación de Castellón, avisó de que la provincia apostará por el compostaje en origen y la instalación de plantas de tratamiento de orgánica para grandes productores. En total, nuevas infraestructuras con capacidad para gestionar unas 3.000 toneladas de biorresiduos. Por su parte, el director técnico de Reciplasa, Fernando Albarrán resaltó el carácter clave de la comunicación entre entidades implicadas para un mejor funcionamiento y una mayor transparencia. En este sentido, Piquer advirtió de que “una planta que no sea visitable ni fiscalizable no encaja en las nuevas directivas de la Comunidad Valenciana”.

El público también pudo disfrutar del contexto narrado por los gerentes del Consorci per a la Gestió de Residuo (COR) y el consorcio de la zona interior de la provincia de Valencia, Sergi Pérez y Ángel Rodríguez, respectivamente. Ambos reseñaron el carácter diverso de sus zonas de competencia, con municipios de diversas densidades poblacionales y diferentes realidades socioeconómicas. En consecuencia, aducen, “se deben elaborar planes de gestión flexibles con un tejido de plantas de tratamiento que se puedan adaptar con rapidez a contextos dispares”.

Que se entere todo el mundo.

Por último, el contenido de la mesa de la tarde se centró en las labores de sensibilización y comunicación que son necesarias para una buena gestión de la materia orgánica. José Vicente Anaya, alcalde de Ayora, acudió a la cita para explicar el modelo comunicativo de la localidad: “Comenzamos con los talleres de compostaje doméstico, de gran éxito, y continuamos con los centros escolares mientras que contamos con la complicidad de los más mayores que hace treinta o cuarenta años funcionaban con un esquema similar al puerta a puerta”. Así, concluyó, “si las personas mayores lo entienden y los niños lo entienden, los demás lo entenderemos tarde o temprano”.

Por otra parte, cabe destacar la experiencia del proyecto de extensión de la recogida selectiva de materia orgánica, Bionord, para el norte de la provincia de Castellón, que fue pormenorizado por Rafa Arnau, su director comunicativo. “Es difícil explicar a la gente que sus costumbres deben cambiar o que van a tener plantas de tratamiento cerca", alude Arnau, “pero cuando la gente visita las plantas y experimenta los buenos resultados de una buena gestión, cambia de opinón”. Los primeros años los pasaron entre jornadas, talleres, eventos diversos y visitas guiadas a las instalaciones de tratamiento. “Después de un trabajo profundo y extenso”, remata el responsable de Bionord, “tenemos el mejor modelo de la región y gestionamos el total de nuestros residuos, lo que redunda en un ahorro considerable en los costes de transporte”.




Visitantes conectados: 621