Muerte de cipreses en San Roque

Estos cipreses (Cupressus sempervirens) llevaban en el Museo de la calle San Felipe aproximadamente desde el 1.962.

En el 1957 se derrumbó la Capilla de San Felipe Neri, para luego construir el Museo, y también plantaron cuatro cipreses.

Estos cipreses se plantaron en homenaje a los caídos en Gibraltar, ya que antiguamente existía un cementerio justo detrás de la capilla San Felipe Neri que llegaba hasta los cañones por toda la calle Constitución.

De estos cuatro cipreses sólo quedaban dos, ya que uno fue quemado y otro fue destruido a causa de una tormenta.

Como bien indica su nombre científico, estos árboles pueden llegar a vivir más de 500 años, siempre que el hombre no intervenga.

Estos árboles son Familia de las Cupresáceas. El ciprés es una conífera de hoja perenne. De gran altura (hasta 30 m). Corteza con grietas verticales, desfibrada. Las ramas crecen verticales formando una copa columnar estrecha y espesa, acabada en punta.

Estos cipreses, mantenían en el casco urbano la biodiversidad de la avifauna, con gorriones, palomas, lechuzas, aves nocturnas, etc.

Así, en el núcleo urbano encontramos un hábitat de nidificación ideal para especies migratorias como las golondrinas, vencejos, etc. También en el casco urbano encontramos especies como son la paloma común, torcaz, gorriones, jilgueros, verderones, etc.

Ecologistas en Acción antes de que empezaran las obras, solicitó al Ayuntamiento que se respetasen estos cipreses tanto por su valor ecológico como histórico.

Este Ayuntamiento aceptó proteger los cipreses, por lo tanto dentro del presupuesto de la obra del museo se incluía la protección de estos cipreses, cosa que no ha ocurrido.

Solicitamos información de por qué estos árboles estaban tapados con plásticos, es normal que se hayan secado, ya que no han podido absorber el agua de las últimas lluvias.

Es por lo que solicitamos a este Ayuntamiento que le pida explicaciones a los responsables de la obra, de por qué estos árboles que llevaban más de cuatro décadas con nosotros, cuando han empezado las obras han muerto.

También solicitamos a este Ayuntamiento que se planten en el sitio que han dejado los cipreses, árboles de gran porte para que pueda volver la avifauna de la zona.




Visitantes conectados: 276