Destrucción del Patrimonio en el Cabo de Gata

El día 22 de junio por la tarde, gran parte de la torre adosada al Castillo de San Pedro se precipitó al suelo. El derrumbe vino acompañado de un gran estruendo que alarmó a los numerosos visitantes que en ese momemento había en la cala. Afortundamente no se produjeron daños personales, circunstancia que no se puede garantizar que vuelva a ocurrir en el futuro pues las grietas que han aparecido tras el derrumbe superan los diez centimetros de ancho.

Hace años que Ecologistas en Acción viene denunciando el peligro de derrumbe del Castillo de San Pedro, una de la piezas de mayor valor arquitectónico e histórico dentro del Parque de Cabo de Gata.

En concreto, denunció el mal estado del Castillo de San Pedro en las alegaciones al Plan de Desarrollo Sostenible y en las alegaciones al PORN del Parque de Cabo de Gata.

La torre derrumbada es la parte del Castillo más antigua. Fueconstruida en el siglo XVII por orden de Felipe II. La misión de la torre desaparecida era defender el puerto natural de San Pedro y el manantial existente en la cala.

De acuerdo con la Ley de Patrimonio, la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía debe obligar al propietario del castillo, Don Manuel Navarro Chornet a restaurar el Castillo, y si así no lo hiciere la Junta debe expropiárselo, pues la Ley autoriza esta acción cuando el bien cultural histórico ha sido abandonado por el propietario, como es el caso. La falta de sensibilidad cultural e histórica de la anterior delegada de Cultura de la Junta en Alemría, Doña Mabel Salinas, ha propiciado el desastre que desde hace años venía denunciando Ecologistas en Acción. Est dejación de funciones que afectan negativamente el patrimonio histórico andaluz lo podemos ver en otros monumentos de Cabo de Gata.

Ecologistas en Acción exige que la Junta modifique esta actitud errática que lanza serias dudas sobre el verdadero interés en proteger los contenidos de patrimonio hsitórico cultural de los parques regentados por la Junta. Deseamos que este caso no sea la punta de iceberg que oculte otro paso más hacia la urbanización de facto del Parque de Cabo de Gata.




Visitantes conectados: 459