Valladolid: Marcha Menos coches más salud

Coincidiendo con su Congreso estatal en Valladolid, Ecologistas en Acción reclama el cierre permanente del centro urbano al tráfico y la reconversión de los estacionamientos rotatorios a residentes, en una marcha el domingo 10 de diciembre, a las 12:00 h., de la Plaza del Poniente.

Según el Plan de Movilidad Urbana de Valladolid, el centro urbano concentra buena parte del empleo y de los desplazamientos producidos en la ciudad, muchos de ellos en automóvil. Por su estructura histórica (viario complicado y estrecho), es el área donde el tráfico motorizado ocasiona más congestión y más problemas de contaminación atmosférica y ruido. Este es el motivo por el que el Plan de Acción municipal en situaciones de alerta por contaminación del aire urbano prevé la restricción del tráfico en el centro, frente a episodios de contaminación.

Desde hace décadas, muchas ciudades del centro y norte de Europa, pero también de países del sur como Italia y más recientemente en España (Pontevedra o Vitoria), están adoptando medidas permanentes de limitación de la circulación de automóviles en sus centros urbanos, restringida a residentes, transporte público, carga y descarga y emergencias. Estas medidas están resultando muy positivas para la salubridad y la seguridad, beneficiando en primer lugar a los residentes y a las actividades económicas del centro, y por ende al conjunto de la ciudad.

Ecologistas en Acción considera que ha llegado el momento de adoptar esas medidas también en Valladolid, convirtiendo en permanentes las restricciones a la circulación de vehículos aplicadas en los días de alta contaminación. Por ello, la organización ecologista ha convocado este domingo 10 de diciembre a las 12 de mañana la marcha “Menos Coches Más Salud”, que recorrerá el centro de la ciudad, desde la Plaza del Poniente hasta la Plaza de la Antigua.

Como colofón de su VII Congreso estatal, que tendrá lugar en Valladolid el viernes 8 y el sábado 9 próximos, los ecologistas reclamarán el cierre permanente del centro al tráfico privado, salvo residentes y carga y descarga, y la reconversión de los estacionamientos de Plaza Mayor, Plaza de Portugalete o Plaza de España en aparcamientos sólo de residentes.

En el arranque de la marcha desde la Plaza del Poniente, se pedirá la recuperación íntegra del parque, tras la retirada del edificio del mercado provisional instalado en su tercio central hace ya tres años y medio, y mejorando su salubridad y conexión con la ciudad mediante la supresión del tráfico de paso que actualmente lo circunda con destino a la avenida de Isabel la Católica y a la calle San Lorenzo. Precisamente las niñas y niños que utilizan este y otros parques urbanos son afectados principales por la contaminación emitida por los automóviles.

En la Plaza Mayor, se reivindicará el destino del actual aparcamiento rotatorio a residentes, ahora que ha expirado la concesión de la primera de sus plantas, así como el mantenimiento y una mayor estabilidad para la circulación de autobuses por el carril adoquinado que discurre entre las calles Ferrari y Pasión por uno de los bordes de la Plaza Mayor, con la idea de que el autobús pueda seguir entrando hasta el corazón de la ciudad, evitando perjudicar a los miles de usuarios diarios de las líneas 1, 3, 6 y 8, sacando la parada de Ferrari a la periferia.

Durante el recorrido por los soportales de la Plaza de la Rinconada y las calles Cebadería y Vicente Moliner, seguramente el área con más contaminación atmosférica de toda la ciudad, se hará una parada en la histórica Plaza del Ochavo para llamar la atención sobre los daños que ocasiona el tráfico a la conservación y disfrute del patrimonio monumental y de la ciudad en general, y lo acertado de intervenciones como la peatonalización de la calle Platerías, joya del renacimiento español por donde circulaban los coches hasta hace no tanto.

Tras recorrer la Bajada de la Libertad, en la Plaza de Portugalete se hará un cierre simbólico del aparcamiento rotatorio, ejecutado ilegalmente tras sucesivas paralizaciones judiciales, al igual que se construyeron los aparcamientos rotatorios de las plazas de España y de Zorrilla, para reclamar su conversión en aparcamiento exclusivo de residentes.

La marcha finalizará en la Plaza de la Antigua, conmemorando el éxito de la movilización social que hace unos años evitó la construcción de un nuevo aparcamiento subterráneo que habría destruido el yacimiento arqueológico de la Plaza, a beneficio de la constructora Isolux Corsan, concesionaria del vecino aparcamiento de Portugalete y que en la actualidad exige una indemnización millonaria al Ayuntamiento de Valladolid, que la ciudad no debería pagar.




Visitantes conectados: 161