El PAI Doña Blanca Golf (Torreblanca) vulnera la legislación urbanística vigente

Alegaciones PAI Doña Blanca

Ecologistas en Acción ha presentado alegaciones contra el Programa de Actuación Integrada (PAI) Doña Blanca Golf en Torreblanca (Castellón) por entender que vulnera la normativa urbanística, que fomenta la destrucción del litoral, que no cuenta con los recursos hídricos necesarios, que afecta a un importante patrimonio arqueológico, a la biodiversidad y a humedales protegidos, que es una auténtica sinrazón en los tiempos actuales, donde el PATIVEL pretende evitar más agresiones al litoral,…

El PAI Doña Blanca Golf en Torreblanca, es uno de los muchos macroprogramas urbanísticos para la construcción de cientos de viviendas de lujo con campo de golf proyectados en la Comunidad Valenciana y que llevaban muchos años aletargados y abandonados.

Tras el proyecto de Plan de Infraestructura Verde del Litoral (PATIVEL), hoy en trámite de aprobación por parte de la Generalitat Valenciana, éste sector se propuso catalogarlo como suelo transitorio y con una moratoria de cinco años para su desarrollo urbanístico desde la aprobación del PATIVEL, y de ahí que se intente reactivarlo, a marchas forzadas, por parte del Ayuntamiento de Torreblanca.

Ésta circunstancia queda reflejada desde octubre de 2017, cuando el Ayuntamiento inició los plazos de exposición pública de las bases particulares para la selección del Urbanizador del PAI Doña Blanca Golf, redactadas por los servicios técnicos y jurídicos del Ayuntamiento y publicadas en el DOCV 8159, de 30/10/2017.

A finales de noviembre de 2017 finalizó el plazo para presentar alegaciones/mejoras/ sugerencias, en el cual numerosos colectivos, particulares y asociaciones, entre los que se encuentra Ecologistas en Acción, presentaron alegaciones que reflejan claras deficiencias del proyecto y comprometen su desarrollo. Reflejemos algunas de las más importantes:

  • Creemos que las bases expuestas vulneran flagrantemente diversas directrices urbanísticas de la Estrategia Territorial de la Comunitat Valenciana, instrumento urbanístico que establece los objetivos, metas, principios y directrices para la ordenación del territorio. A su vez, quedan en entredicho los principios rectores que rigen los procesos de urbanización de nuevos suelos residenciales, establecidos en la legislación urbanística y, muy especialmente, en la LOTUP. La actual legislación urbanística valenciana exige el desarrollo radial de los procesos de urbanización, de tal manera que los desarrollos exclusivamente en cordón junto al mar quedan excluidos de cualquier planteamiento legal. “Sólo se permite la creación de un nuevo espacio urbanizado cuando ya esté consolidado por la urbanización el más cercano al núcleo urbano”.
  • Incidimos sobre los recursos hídricos del municipio y la inundabilidad: sugerimos que para la aprobación de estas nuevas bases resultaría imprescindible contar con un informe favorable y actualizado de la Confederación Hidrográfica del Júcar, cosa que no sucede, y por tanto no existirían recursos hídricos suficientes para dicho crecimiento urbanístico planificado; exigimos que se determinen los reales riesgos de inundabilidad en la zona.
  • Remarcamos que resulta inadmisible que el proyecto incluya tan sólo un área de reserva de cien metros desde la línea de costa, el cálculo de la regresión de la costa debida al cambio climático, indica que en menos de treinta años el mar podría afectar zonas más allá de esos primeros cien metros.
  • Constatamos los tremendos daños que se podrían producir a los parajes naturales protegidos y a la biodiversidad: se pone en jaque al humedal protegido de la zona Campás; peligrarían las poblaciones de especies de fauna y flora protegidas y en peligro, así como de los hábitats prioritarios protegidos según la Directiva de Habitats 92/43/CEE de la “Red Natura 2000” [1].
  • Afectaríamos gravemente a bienes patrimoniales y restos arqueológicos: construcciones singulares en la zona Campás; yacimientos arqueológicos catalogados como el yacimiento íbero del Campás; el Clot de Tomás; el muelle portuario íbero-romano; el Clot Negre,…
  • Por tanto, pensamos que, en pleno siglo XXI, seguir destrozando el litoral es ya algo fuera de lugar y contraviene las estrategias actuales de conservación del litoral y de los desarrollos urbanísticos. Es un sinsentido crear crecimientos exógenos de población que requerirán más y más infraestructuras (carreteras, diques e protección litoral, etc.) y servicios (agua potable, alcantarillado, depuración de aguas, iluminación, vigilancia, recogida de residuos, etc), yendo en contra de los objetivos de las leyes urbanísticas actuales, basados en crecimientos concéntricos de las poblaciones ya asentadas. Es innecesario seguir perdiendo biodiversidad y hábitats protegidos; es una temeridad seguir despilfarrando recursos hídricos y exponer a la población asentándola en zonas peligrosas y vulnerables.

Por todo lo expuesto, Ecologistas en Acción ha solicitado la anulación de dicho PAI.




Visitantes conectados: 167