La Bahía de Algeciras y la problemática en el litoral

La pérdida de más de 300 hectáreas de playa en la Bahía de Algeciras, la erosión antrópica, causada por el hombre en los últimos 40 años, como la creación de infraestructuras portuarias, como rellenos en Gibraltar en el aeropuerto, rellenos de Gibraltar en la Bahía para construir, rellenos en los astilleros de Crinavis, Puerto de Acerinox, y la Central Térmica de Los Barrios, sepultando zonas de estuarios.

Se han retenido muchos metros cúbicos de sedimentos por el efecto barrera. Ejemplo: se han construido dos presas o pantanos en los dos ríos importantes de la Bahía de Algeciras (Río Guadarranque y Río Palmones) que han interrumpido el flujo de materiales de las cuencas fluviales hacia el litoral. Estimados una media de 100.000 metros cúbicos de sedimentos/año.

Problemas existentes actualmente en la Bahía de Algeciras:
a) Puerto Bahía de Algeciras:
- Rellenos de Isla Verde en Algeciras, responsable Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras.
- Ampliaciones de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras de la zona norte.
- Ampliaciones de Crinavis, lo lleva a cabo la Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras.

b) Otras:
- CEPSA está ampliando el puerto de carga y descarga de combustible de crudo.
- Central Térmica de Los Barrios ha sepultado con el Puerto de Acerinox, las marismas del Río Guadarranque.
- Rellenos de Gibraltar, proyecto que tiene la Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras con el puerto de Gibraltar.
APBA es la responsable de que los áridos que se acumulan en el puerto chico de la Línea de la Concepción vayan a Gibraltar (piedras para dique y otros). Hemos denunciado estos hechos ante el Ministerio de Exteriores.
- Los impactos que se están cometiendo en el Río Palmones, en la provincia Cádiz.
- El Ministerio de Fomento está ejecutando actualmente una gran infraestructura viaria en la vega fluvial de El Fresno.

Todo esto está afectando gravemente a la flora y fauna de la zona.

El Estrecho de Gibraltar, al igual que es una frontera para las aguas, también es una zona de paso para muchos animales. Existen varios grupos importantes de animales que pueden hallarse en la zonas de mezcla de aguas (mar de Alborán y bahías de Tánger y Algeciras), y que varios de ellos se encuentran en peligro o amenazados. Entre ellos podemos destacar las tortugas marinas, los mamíferos marinos, peces como el caballito de mar o el mero. También existen otras especies de interés comercial (sardina, boquerón, jurel, caballa) y muchos invertebrados (equinodermos, moluscos y crustáceos).

Podemos encontrar muchos animales en nuestra costa, varios protegidos como las tortugas marinas, los mamíferos marinos, el caballito de mar o el mero. Plantas marinas protegidas son las fanerógamas marinas como Posidonia oceánica o Cymodocea nodosa, además de otros peces y algas verdes, pardas y rojas.

Son múltiples los problemas que acechan al litoral, la mayoría de los cuales tienen su origen en actuaciones antrópicas que lo degradan y es, por tanto, urgente la actuación para su defensa con unos parámetros claros de sostenibilidad.


Problemas del litoral

- Construcción de infraestructuras litorales: puertos, paseos marítimos, diques, etc. Estas actuaciones van ligadas muchas veces a las supuestas demandas turísticas, interfieren con la dinámica del litoral, agravando la erosión de la costa y poniendo en peligro la existencia de playas, sistemas dunares y perfiles acantilados. El dragado de los fondos marinos y la construcción y la ampliación de puertos degrada e incluso elimina comunidades vegetales de gran valor ambiental de los fondos afectados. La construcción de paseos marítimos también degrada o destruye comunidades vegetales del litoral terrestre cuya conversación debiera ser prioritaria, además de “artificializar” el paisaje costero.

- Degradación de la calidad de las aguas marinas: la existencia de vertidos industriales, de aguas residuales sin depurar o insuficientemente depuradas, a veces a través de grandes emisarios submarinos, cuya construcción supone un gran impacto sobre los fondos marinos reduce la biodiversidad del litoral. La desaparición o degradación de las praderas de fanerógamas marinas en gran parte del litoral mediterráneo es un indicador de esa pérdida de calidad, lo que a su vez agrava la situación, debido a su importante función oxigenante y de retención de sedimentos. Los aportes de nutrientes (nitrógeno y fósforo) pueden conducir a la eutrofización de las aguas marinas, con el consiguiente peligro de formación de mareas de algas oportunistas y la reducción de la biodiversidad.

- Urbanización del litoral: la artificialización del litoral con la construcción de asentamientos humanos en su borde (muchas veces como segundas residencias y con un gran componente especulativo), supone un grave impacto paisajístico y un ataque a los valores naturales de la costa, por la modificación de la dinámica del litoral y de la dinámica de las brisas. El crecimiento urbanístico lleva asociado la construcción de infraestructuras (viales, colectores, etc) que suburbializan los espacios litorales y destruyen o degradan sus ya escasos enclaves naturales.

- Degradación de los paisajes naturales asociados al litoral: los estuarios, saladares, salinas y lagunas costeras, cordones dunares, acantilados están íntimamente relacionados con el medio marino, y sufren las consecuencias de una mala gestión del litoral. Asimismo, las praderas de fanerógamas marinas (Posidonia oceánica, Cymodocea nodosa), que son refugio de fauna marina y lugares de producción primaria y por tanto de oxigenación de sus aguas, sufren los impactos humanos: pesca de arrastre, vertidos construcción de infraestructuras, etc. Los fondos rocosos costeros, acantilados submarinos y el coralígeno son ambientes también para preservar.

- Erosión de la línea de costa, regresión de las playas y sistemas dunares: la interrupción del aporte de sedimentos terrestres, debido a la regulación de los ríos, la construcción de embalses o la extracción de áridos, y la destrucción y degradación de las praderas de de fanerógamas marinas y la retirada de las playas de las acumulaciones de sus hojas muertas antes del periodo veraniego, son algunas de las principales causas de la regresión de las playas y de los sistemas dunares.

Esa regresión, en vez de frenarse actuando sus causas reales, se pretende apalear mediante costosas obras de regeneración de playas basadas en la extracción de arena de los fondos marinos con graves impactos sobre la pesca y la dinámica del litoral. Algunas de estas actuaciones no se ven sometidas al proceso de evaluación de impacto ambiental.

- Sobrepesca y agotamiento de los recursos pesqueros: la sobreexplotación de los recursos naturales ha conducido al esquilmamiento de los caladeros de pesca, poniendo en grave peligro un recurso renovable. El problema se ve agravado por la destrucción de las áreas de refugio, desove y cría de especies comerciales, (praderas de fanerógamas marinas, fondos rocosos y coralígenos) la utilización de arte de pesca dañinas para el entorno marino (arrastre) y la captura de tallas pequeñas. Las ayudas económicas a la pesca (Fondos estructurales IFPO) para modernizar las flotas, aumentando por un efecto perverso, la presión pesquera al incrementarse aun más la sobrecapacidad actual.

El litoral es hoy paradigma de conflictos de competencias entre administraciones públicas. Es necesaria su conversión en un escenario de cooperación para garantizar la eficacia de las políticas de ordenación y conservación del litoral.

Es urgente el deslinde de la totalidad del Dominio Público Marítimo-terrestre y sus zonas de protección en el término, garantizando su integridad. Se estima muy conveniente ampliar en el planeamiento urbanístico esta zona de servidumbre de los 100 metros mínimos que estipula la Ley de Costas, a una franja entre 200 y 500 metros.

El litoral es un espacio de alto valor ecológico y paisajístico, que hay que conservar como principal recurso natural que potencie el desarrollo socioeconómico sostenible.

Los estuarios del Guadarranque y Guadiaro son ecosistemas de alta productividad biológica. Es necesario asegurar los caudales ecológicos, que garanticen los aportes de agua dulce de los ríos, y la eliminación de la contaminación para mantener su funcionalidad, sobre todo en relación con el alevinaje de especies de alto valor comercial.

El paisaje litoral es de una gran riqueza y variabilidad, y al mismo tiempo de una gran fragilidad, cualquier alteración puede causar un gran impacto ambiental. Es necesario divulgar entre toda la población los valores ecológicos, económicos y paisajísticos de los ecosistemas litorales.

Es imprescindible un plan de prevención de la contaminación del litoral, que elimine cualquier vertido contaminante, tanto desde tierra como desde el mar, con indicadores precisos y evaluables de la calidad ambiental. Hay que establecer un nuevo inventario de contaminantes marinos. Los objetivos de recuperar y mejorar la calidad ambiental del litoral son irrenunciables y deben garantizarse trasponiendo la Directiva de Prevención y Control Integrados de la Contaminación. Ríos Guadarranque, Guadiaro, Bahía de Algeciras y Zona Norte.




Visitantes conectados: 258