Inadmisible ampliar la flota industrial pesada

Es inadmisible, después de los datos ofrecidos recientemente por la UCA y el CSIC sobre los datos de contaminación en la comarca y, sobre todo, en los alrededores de las grandes industrias, que se pretenda ampliar la flota industrial pesada en la comarca.

También le recordamos a la Junta de Andalucía y al Ayto. de San Roque su promesa reiterada de que la única ampliación industrial que se va a llevar a cabo en el municipio será la sustitución de la central térmica de Viesgo por la de ciclo combinado. No dudamos que cumplirán lo prometido.

Entendemos que el biodiesel es una energía alternativa a los combustibles fósiles pero no a la generación de contaminación en el punto de producción. Con las actuales tecnologías disponibles y según datos de la Consejería de Agricultura, para la producción de 1005 kilos de biodiesel son necesarios 110 kilos de metanol, 15 de catalizador y 1000 de aceite, además de 4,29 metros cúbicos de agua. Multipliquemos estas cifras por las 200.000 toneladas que se pretenden producir en la refinería y los datos son aterradores.

A elevadas concentraciones el metanol puede causar dolores de cabeza, mareos, vómitos nauseas e incluso la muerte. Una exposición aguda puede causar ceguera. Una exposición crónica puede ser la causa de daños al hígado.

Es cierto que el uso del biodiesel disminuye de forma notable las emisiones de los vehículos como son el monóxido de carbono y los hidrocarburos volátiles. De hecho supone un ahorro de entre un 25% a un 80% de las emisiones de CO2 producidas por los combustibles derivados del petróleo. Pero las emisiones que generarían en el centro de producción vendrían a sumarse inexorablemente a las ya existentes. Únicamente estaríamos a favor de esta nueva industria si sustituye a una de las que actualmente producen combustibles en CEPSA, siempre y cuando demuestre que las emisiones mejoran. De lo contrario no es mejorar el medio ambiente lo que se pretende sino sumar más emisiones a las ya existentes.

La comarca está sobreexplotada industrialmente. No es lógico ni sensato permitir la ampliación o implantación de nuevas industrias pesadas (o contaminantes). Existen muchas alternativas para la creación de industrias limpias y generadoras de multitud de puestos de trabajo.

Recordamos los datos aportados tanto por la UCA como por el CSIC en relación a la situación ambiental en la comarca, según palabras textuales de los ponentes: los análisis en sedimentos indican que existe contaminación de níquel y cromo en la zona industrial CEPSA, así como de mercurio, cromo y zinc. Existe contaminación en la zona de Acerinox, CEPSA y los rçios Guadarranque y Palmones por hidrocarburos aromáticos policíclicos.

Los principales vertidos de níquel y cromo se están aumentando y son suficientes para producir efectos ecotóxicos y se emiten principalmente por vía atmosférica.

Se han encontrado emisiones de nuevos productos en la comarca que antes no existían y que no están legislados como los PBDEs (policromo bifenil Eter), etc...




Visitantes conectados: 438