Águila imperial presuntamente envenenada en Toledo

El Águila Imperial Ibérica es una especie amenazada a escala mundial y cuya población no alcanza las doscientas parejas reproductoras, 32 de ellas en la provincia de Toledo.

Ecologistas en Acción y WWF-ADENA han podido saber que el pasado mes de enero fue encontrada, en el término de Mazarambroz, un Águila Imperial con todos los indicios de haber sido envenenada. Esta es una zona de alto riesgo de envenenamientos, así, entre los términos colindantes de Mazarambroz, Pulgar, Navahermosa y San Martín de Montalbán han aparecido en los últimos tres años ocho águilas imperiales muertas por veneno, aunque el número real debe ser aún mayor, teniendo en cuenta que los envenenadores intentan ocultar cualquier resto de la comisión de un delito contra la fauna silvestre. Todos estos términos municipales forman parte de una gran área de alimentación de vital importancia para la conservación del Águila Imperial.

El ejemplar de Mazarambroz se hallaba muy cerca de la finca La Alcantarilla y también de la Dehesa de Pulgar, en ambos cotos de caza ya fueron encontradas Águilas imperiales envenenadas, respectivamente en 2004 y 2005, además en la Dehesa de Pulgar junto con el Águila se hallaron numerosos cebos. Por su parte la finca La Alcantarilla y su entorno inmediato tiene numerosos antecedentes desde al menos el año 1997.

Por otra parte, hay casos escandalosos como el de la finca Valdezarza, en San Martín de Montalbán, donde se sorprendió al guarda del coto con los cebos envenenados en el interior del vehículo, archivándose el caso, por los servicios jurídicos de la Delegación de Medio Ambiente de Toledo, con el único argumento de que la finca no tenía antecedentes. En 2005, en San Martín de Montalbán apareció otra Imperial envenenada.

Pese a que Castilla-La Mancha es una de las pocas comunidades autónomas que ya cuentan con un plan de lucha contra el veneno, todo apunta a que, de no actuar de forma inmediata y contundente, tal cuál se recoge en el citado plan, la población de Águila Imperial de los Montes de Toledo puede correr la misma suerte que la del Valle del Tietar-Alberche, al borde de la desaparición tras años de intensas campañas de envenenamiento y de ineficacia administrativa.

Cifras tan elevadas para una especie extremadamente escasa y amenazada, evidencian, por un lado un incremento alarmante del empleo de cebos envenenados en numerosos cotos de caza y por otro lado una grave carencia en la gestión de este problema por parte de la Delegación de Medio Ambiente de Toledo, por su total ineficacia en la penalización de estas conductas. Como ya se sabe en Toledo, aun siendo una de las provincias españolas con mayor incidencia del veneno todavía no se ha impuesto ni una sóla sanción por esta causa.




Visitantes conectados: 228