Alegaciones al PGOU de La Rinconada

El Ayuntamiento de La Rinconada está elaborando un nuevo Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) argumentando la necesaria adaptación del PGOU vigente del año 2000 a la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA).

Ecologistas en Acción ha presentado alegaciones al nuevo PGOU tras comprobar que la adaptación a la LOUA es una burda excusa para acometer un nuevo PGOU expansivo, que contraviene la propia ley a la que se pretende adaptar.

El nuevo PGOU en lugar de limitarse a una adaptación de los nuevos conceptos que introduce la LOUA y de adecuar el Planeamiento vigente a las actuaciones recientes que afectan al municipio, opta por una revisión de fondo que modifica sustancialmente el modelo de ciudad contenido en el Plan vigente, recalificando suelo no urbanizable hasta doblar el número de residencias previstas y el suelo industrial.

La expansión urbana planteada no tiene justificación social ni ambiental ya que se produce sin que se haya iniciado la consolidación de la gran superficie a urbanizar aprobada en el Planeamiento vigente, el área conocida como Pago de En Medio, que permitiría la unión física entre los principales núcleos del municipio, La Rinconada y San José, considerada área de expansión “natural” del municipio.

El nuevo Planeamiento supondría un abuso de los recursos suelo y agua por el incremento desproporcionado de suelo urbanizable propuesto, alejado de las necesidades del municipio y que responden a fenómenos coyunturales de expansión urbanística ligada en la mayoría de los casos a operaciones especulativas.

El caso más significativo es el de Majaloba, área situada en el triángulo que forman el Guadalquivir, el arroyo Almonázar y la carretera de Rinconada, donde se pretende la urbanización de 300 hectáreas de tierras agrícolas de calidad y la construcción de un campo de Golf de 27 hoyos y 1496 viviendas, ninguna protegida. Con esta actuación se copia el modelo urbanístico que está destrozando el litoral andaluz y haciendo inhabitable el Aljarafe sevillano, basado en urbanizaciones ligadas a campos de Golf y de dispersión urbana, con nuevos núcleos de población totalmente desvinculados de la población residente, tan denostado por multitud de estudios y que ha sido motivo de anuncio por parte de la Consejería de Obras Públicas y Transporte de una legislación específica que evite su proliferación.

La baja densidad residencial (cinco por hectárea) supone dispendio de suelo agrícola de gran valor e intensificación del tráfico rodado en vehículo particular. El modelo disperso de urbanización depende del coche particular y hace inviable la adopción de iniciativas de transporte público colectivo. La población residente en estas urbanizaciones de nueva construcción mantienen escasos vínculos con el Municipio donde residen, precisando de transporte para sus actividades laborales, educativas, de servicios y de ocio que se desarrollarían mayoritariamente en Sevilla.

La actuación es incompatible con la pretendida restauración ecológica del Guadalquivir y del Almonázar y la construcción de un campo de Golf de 27 hoyos tiene una serie de efectos indeseados de difícil solución.

Los campos de Golf son ávidos consumidores de agua y la única fuente disponible de aguas residuales depuradas, la EDAR de San Jerónimo, ya tiene comprometidos sus efluentes con la empresa minera “Cobre Las Cruces” que se pretende instalar en los municipios de Gerena, Saltera y Guillena, por lo que sin agua no hay golf posible y sin Golf el modelo de urbanización y el resto de instalaciones que se pretende instalar al amparo del campo carece de justificación.

Otro añadido es la contaminación del acuífero aluvial del Guadalquivir, acuífero protegido por sobreexplotado y que recibiría los aportes de pesticidas y abonado químico que precisan los “greens”.

Toda el área de Majaloba se corresponde con una zona inundable del Guadalquivir que de ser urbanizada precisaría de la incorporación de defensas altamente impactantes a ubicar en una zona especialmente protegida como es el Lugar de Interés Comunitario Bajo Guadalquivir.

Ecologistas en Acción propone en sus alegaciones la desestimación de la actuación prevista en MAJALOBA en el PGOU de La Rinconada por su insostenibilidad social y ambiental, esperando que, si bien el Ayuntamiento no es receptivo a lo alegado, lo sea la Consejería de Obras Públicas y Transporte por manifiesto incumplimiento de la LOUA.




Visitantes conectados: 421