Aquí empieza Marbella

Para esta plataforma, en la que se integran junto a asociaciones vecinales y ecologistas, organizaciones sindicales y políticas personas del mundo de la investigación y la cultura a título individual, el último documento de Plan de Ordenación del Territorio del Litoral Occidental de Huelva (POTLOH) presentado por la Junta de Andalucía refrenda un modelo de crecimiento subordinado a los intereses de las empresas inmobiliarias y a sus pactos con los Ayuntamientos de la comarca.

Prueba de esta dependencia son las respuestas que la Plataforma ha recibido un año después al amplio documento de alegaciones presentado con el apoyo de mil doscientas firmas ciudadanas. Las fichas remitidas por la Consejería de Obras Públicas rechazan la mayor parte de las alegaciones sin ofrecer apenas argumentos. Así, la Junta de Andalucía no considera competencia de este documento temas tales como la comunicación ferroviaria, o la restauración de la legalidad en zonas de dominio público, contrastando con los criterios empleados en otros documento del mismo tipo como el POTAD (Plan de Ordenación del Territorio del Ámbito de Doñana). Asimismo, el documento final incluye una profusión de instalaciones como puertos deportivos al servicio de macroproyectos urbanísticos de segunda residencia como el de Puente Esuri, en Ayamonte, aunque esto suponga la destrucción de actividades de acuicultura que se desarrollan en la misma ubicación. También desaparecen figuras de ordenación como las "zonas de proteción y cria de invertebrados marinos" que estaban todas situadas en zonas colindantes con urbanizaciones y campos de golf y debían colisionar con sus intereses. Golf, puertos deportivos y carreteras en los bordes, o incluso atravesando espacios protegidos de gran valor, convierten el POTLOH en un instrumento de nula funcionalidad en cuanto a ordenación, e insostenible desde el punto de vista ambiental.

La subordinación del POTLOH al ladrillo hizo que éste no contara con el apoyo de sindicatos y arquitectos en la reunión de la Comisión de Ordenación del Territorio y Urbanismo de Andalucía. A esta falta de apoyo habría que unir la de la propia Federación Andaluza de Municipios y el rechazo explicito de ecologistas y empresarios, aunque por razones radicalmente opuestas. Incluso técnicos comprometidos en la elaboración del documento inicial, se han desvinculado ahora de la última propuesta reconvertida por los alcaldes, ante la evolución negativa que ha tenido el documento original, que contradice los propósitos anunciados de llegar a una ordenación sensata del territorio en la costa de Huelva.

Ante esta situación, cuyo paralelismo con las tramas de corrupción urbanística de Marbella resulta evidente a todas luces, la Plataforma por la Sostenibilidad del Litoral tiene intención de seguir denunciando las implicaciones de los Ayuntamientos más subordinados a la política única de la urbanización intensiva del territorio, a la vez que mantendrá su presión hacia las administraciones competentes. Tras la presentación de peticiones de información en todos los ayuntamientos de la comarca y la tramitación de una pregunta en el Parlamento de Andalucía, la Plataforma irá adoptando otras iniciativas y medidas de recurso legal para lograr una ordenación sostenible de la costa de Huelva, que evidentemente nada tiene que ver con la actual redacción del POTLOH, que ha renunciado vergonzosamente a la misma para convertirse simplemente en la suma de los planes de desarrollismo urbanístico de cada uno de los alcaldes de la comarca.




Visitantes conectados: 239